jueves, mayo 05, 2011

Galería de originales LXI: Vigilante (Andru, Cullins)

Hoy me dedico a rebuscar entre el fondo del catálogo para sacar a la luz un par de originales que formaron parte de un lote de páginas temáticas, esto es, una serie de páginas originales agrupadas por la colección a la que pertenecían. El lote pertenecía a un aficionado que poseía bastante material de DC de comienzos de los 80, y aunque se trataba de originales menores me pudo el valor sentimental de alguna de esas páginas, empezando por estas dos pertenecientes a la colección del Vigilante. Creo que no se puede negar la influencia que un personaje como el Castigador ejerció en la génesis del Vigilante, pero en aquellos viejos tiempos de Zinco los tebeos del Vigilante me llamaron mucho la atención por su tono oscuro, violento y por la abundante carga psicológica que echaron encima del pobre Adrian Chase, atribulado protagonista de una serie al que se le acumulaba tragedia tras desgracia y cuyos traumas crecían al mismo ritmo que parientes y amigos caían asesinados por la mafia, los criminales o por su propia mano. La serie contó con algún crossover con personajes o eventos de la casa (Nightwing, Crisis), con la visita de Alan Moore como guionista (en la aclamada historia El día del padre), y un plantel de artistas en sus primeros compases de vida digno de admirar. A lo largo de los primeros dos años de la serie pasaron por la misma dibujantes como Keith Pollard, Ross Andru, Gil Kane, Dennis Cowan, Jim Baikie o Chuck Patton. Posteriormente sería Tod Smith el encargado de ilustrar las aventuras de Chase y compañía en un carrerón cuesta abajo que culminaría con un final de colección extraño, chocante y por incongruente que parezca lógico. En España Zinco colocó las 3 páginas finales de ese último número en el 31 de su edición, que cerró el periplo del Vigilante en España en 1988, repasando en un somero artículo la trayectoria posterior de la colección y los hechos que conducían a Adrian Chase a su amargo final.

Las páginas del lote, en las que no aparece el Vigilante propiamente dicho, me parecen un recordatorio asequible y adecuado de los buenos ratos que aquella colección me hizo pasar años atrás, principalmente en verano, que es cuando la releía año tras año al tenerla en el apartamento de la playa. La primera de las páginas, perteneciente al número 9, presenta arte de Ross Andru y entintado de Dan Adkins y Rick Magyar, mientras que la segunda corresponde al número 15 de la colección, con dibujo de Paris Cullins y entintado de Karl Kesel y Rick Magyar. Ambas dos páginas están firmadas por Magyar, el entintador, con lo que es de suponer que el primer comprador las adquirió directamente del artista. Les dejo además la parte posterior del segundo original, en el que aparecen pruebas de lápiz y tinta de alguno de los autores. Esta es una de esas colecciones a las que me da mucho miedito volverme a acercar, por aquello de las decepciones, pero tengo que reconocer que en su momento tramas como las del Segundo Vigilante o El Electrocutor me tuvieron muy enganchado. Vigilante... Qué tiempos...






LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...