miércoles, junio 02, 2010

Hermi y Max/Norbertito y su mama: El desquiciado mundo de Ricardo Peregrina

Hermi es un tipo rechoncho, calvo con la nariz gruesa y llena de verrugas y la inocencia, la inteligencia y la falta de maldad de un niño de seis años, lo que es un problema cuando se tienen cerca de los cuarenta. Por su parte Max es un tío alto, delgado, desaliñao, con el cráneo puntiagudo y una serie de pulsiones que le convierten en un partidazo... a evitar: alcohólico, mujeriego de pago, sátiro, egoista y miserable. Esta pareja de peculiares especímenes comparte una improbable vida en la que los acontecimientos escatológicos y rocambolescos no cesan de surgir merced al enfrentamiento de ambos sujetos con una realidad normalmente inmisericorde con ellos. La fiesta de inauguración del piso de un vecino, un concurso televisivo, los sucesivos intentos de Max por culminar un encuentro con una prostituta en su piso, todos ellos van degenerando poco a poco en situaciones delirantes y surrealistas de imprevisibles pero siempre desastrosas consecuencias.


La mamá de Norbertito es una santa. Desde su más tierna infancia ha procurado que su hijo no vea películas "imorales", no ande con chicas frescas ni haga nada que choque con su rancio y particular nivel de valores. El problema es que Norbertito tiene treinta tacos, está en el paro, no tiene novia y su futuro es más negro que la noche en una mina de carbón, y todo porque sufre con infinita paciencia esas humillaciones continuas y esos reproches que su madre le hace sufrir diariamiente en cualquier clase de situación, desde sus intentos de entablar algo más que una balbuceante conversación con su vecina hasta la búsqueda de empleo en el INEM. Pero madre sólo hay una, y aunque su amor sea sofocante y perjudicial, hay que tomarlo como viene, por mucho que cueste.



Estas dos creaciones pertenecen a Ricardo Peregrina, guionista y dibujante de unos personajes que fueron apareciendo de forma serializada en las publicaciones Mala Impresión y Amaníaco. Las historias de Hermi y Max, deformados e iconoclastas trasuntos "reales" de las marionetas Ernie y Bert (los inolvidables Epi y Blas que tanto han dado que hablar sobre la verdadera naturaleza de sus relaciones) surgieron en primer lugar en forma de historietas autoconclusivas de extensión variable (de dos a cinco páginas) y en blanco y negro. En su última aventura editorial los personajes ya conocieron el color y el formato de lujo, lo que demuestra que su mala idea, su sentido del humor bastardo e irreverente y su desaforada comicidad han sabido traspasar las fronteras del tiempo y de su formato originario para asentarse en los gustos del público de largo recorrido.



Por su parte, Norbertito y su mamá, con un mayor dominio de la técnica y editado en grises apareció serializado en la segunda encarnación del fanzine devenido en revista Amaníaco, estructurándose la mayor parte de sus historias en páginas autoconclusivas centradas en una única -delirante, absurda, hilarante- situación, que sólo en algunas ocasiones requería dos páginas para desarrollarse en su totalidad. La intención en este caso seria la sátira despiadada de esos modelos de madre coraje que idealizan a su hijo al tiempo que obstaculizan su desarrollo real en el mundo que les rodea, algo que muy lejanamente siempre me recordó a Ignatius J. Reilly y su disfuncional relación familiar con su particular madre.


No han sido muchos los tebeos españoles creados dentro de lo que podríamos entender como escena satírica underground a los que me haya acercado, y lo cierto es que el principal gancho de aquel primigenio tebeo publicado en el sello "Los impresentables de Amaníaco" era la perversión radical del mito infantil de Epi y Blas hasta extremos que de puro grotesco resultaban verdaderamente hilarantes. Seguí la pista de Ricardo Peregrina hasta su siguiente publicación, en la que si bien se mejoraba notablemente el apartado artístico la comicidad quedaba resentida por el retrato de esa maternidad tan particular que en última instancia suponía la crítica de un modelo de persona anclada en sus valores rancios y en su estrechez de miras. Con el tiempo, la publicación de un album que recogía viejas historias de Hermi y Max junto a otras nuevas, y la edición del último tomo de lujo con las desgracias de este par a todo color me llenaron de alegría al ver que la constancia y el trabajo de Ricardo habían conseguido mantener vivitos y coleando a sus peculiares y divertidísimas creaciones. Para conocer de primera mano el trabajo de Ricardo recomiendo visitar su blog o la página dedicada íntegramente a Hermi y Max.

2 comentarios:

Andrés dijo...

Hola. Perdona que te escriba por aquí, pero no encontré una forma de contactar contigo por correo.

Quería saber si te interesaría intercambiar enlaces conmigo. Mi blog es Blogodisea - http://www.blogodisea.com

Yo de momento ya te he enlazado y creo que será beneficioso para ambos.

Un saludo y gracias de antemano.

Plissken dijo...

Andrés, esta es una forma perfecta de contactar conmigo, y no te preocupes, es un espacio abierto en el que siempre estoy encantado de recibir nuevos amigos. Por el momento no voy a mover la lista de enlaces, que como habrás visto está centrado casi exclusivamente en el coleccionismo de comics, arte original y demás frikadas. La verdad es que he pasado un par de ratos en tu blog de lo más entretenidos, y la sección de gatos es espectacular ;D ¿No hay forma de hacerse seguidor, como en Blogger? Sí que estaría interesado en seguir leyendo tus actualizaciones. ¡Un saludo y muchas gracias por tu interés!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...