domingo, abril 15, 2012

Sketch-busters CCV: Mike McKone (III y IV)

Hoy toca entrada especial, y es que muy pocas veces he acumulado un dos por uno en esta sección, tan habituada a la dosificación y a especiar las muestras del arte de un mismo artista. Ponemos fin a las entradas dedicadas a Mike McKone por ahora, como mínimo hasta el momento en que regrese a unas jornadas españolas a las que tengamos la fortuna de acudir. Además, y a tres semanas escasas de la celebración del próximo Salón del Comic de Barcelona, nunca está de más recordar uno de nuestros más costosos y merecidos epic wins de ese evento. Poniéndonos en modo Sofía -o abuelo cebolleta, para los que no capten la referencia a las Chicas de Oro-, esta historia empezaría así: Barcelona, año 2006. Una vez más se celebraba un salón del comic repleto de estrellas internacionales, y quizá el dibujante británico Mike McKone no fuera la más rutilante ni espectacular de las mismas. Lo cierto es que con pocos dibujantes he tenido la fortuna de leer sus primeros trabajos en alguna de mis colecciones favoritas, apreciando su evolución y mejora continua, como en el caso de este caballero, que empezó con sus colaboraciones en la JLI -con el glorioso anual de la Liga de la Justicia de la... Antártida-, para pasar a proyectos de más enjundia como sus etapas en series como Exiles, Teen Titans o Cuatro Fantásticos, dejando en todas ellas muestra de su buen hacer y su competencia profesional. Sin duda era una de nuestras prioridades de aquel año, y actuamos en consecuencia sin problema alguno. A las diez, cuando se abrieron las puertas, nos colocamos a hacer cola en el stand de firmas a siete horas de la sesión del autor, establecida para las cinco de la tarde. Puede parecer una burrada de tiempo -que no de esfuerzo, porque bueno, básicamente se trata de no hacer nada durante ese lapso- pero ya había otro par de aficionados en similar tesitura, y no tardaron demasiado en unirsenos otros más. Llegado el momento de la sesión miss Sparks y yo lo teníamos claro. The Blue and The Gold, o lo que es lo mismo, Blue Beetle y Booster Gold, enmascarados colegas buscalíos con los que en cierto momento la editorial se planteó hacer una especie de spin off, del que se realizó una especie de episodio piloto con los dos héroes metidos en un lío fangoso y sobrenatural enfrentándose en las alcantarillas de Metropolis a una especie de vampiro. Sólo por aquellas historias y el cariño de haberlas leído con quince tiernos añitos ya mereció muy mucho la pena la espera y el resultado final.


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...