sábado, marzo 16, 2013

Sketch-busters CCXX: Enrique Alcatena (II)

Y aún inmerso en la celebración de las Jornadas de Unicomic 2013, y en el meridiano de mi asistencia a las mismas, que se saldó ayer con una divertidísima charla a cargo de Enrique Corominas de la que les hablaré el próximo lunes, toca hoy recuperar el segundo sketch realizado por el dibujante argentino Enrique Alcatena durante la celebración de las mismas Jornadas pero unos añitos atrás, concretamente en el 2010. En sintonía con el dibujo realizado a miss Sparks, también este esta protagonizado por los personajes del Elsewords dedicado al Batman piratón, por así decir, solo que al bueno de Alcatena parece que le sobraba hoja en blanco en ganas y decidió completar el dibujo con una lucha a espada con El Sonriente que evoca todo el sabor clásico de las aventuras bucaneras protagonizadas por Errol Flynn o Burt Lancaster. Un dibujillo al que le tengo un grandísimo aprecio por el buen rato que pasamos charlando con el autor, y porqué no negarlo, por el vistoso resultado del mismo. Les dejo con la reseña biográfica del autor y un somero repaso a su trayectoria profesional, cortesía de la wikipedia, y les recomiendo fervientemente que para disfrutar mucho más y mejor de este gran artista no dejen de visitar tanto su blog personal -con muestras de su trabajo a lo largo de toda su carrera- como su otro blog personal de reciente creación pero centrado única y exclusivamente en su labor como dibujante de super-héroes, que presentaba así al mundo: Porque me van a gustar siempre, porque en su momento me abrieron la cabeza, inauguro un blog dedicado a los superhéroes. Dibujos sueltos, páginas de trabajos para DC, Marvel y demás, rarezas, etc. Como siempre que se empieza algo, invoco la bendición del Señor Ganesha, de Fer Calvi y de los muchachos de Vivo con mi Madre. Acá está el blog: http://quiquealcatenasuperheroes.blogspot.com.ar/


Enrique Quique Alcatena (Buenos Aires, 1957) es un historietista argentino. Su producción abarca un extenso repertorio que va desde el cómic norteamericano de superhéroes (Batman, Superman, Los 4 Fantásticos, etc.) y de fantasía épica (Conan el Bárbaro), a la historieta argentina de fuerte influencia literaria (Travesía por el laberinto, Kairak, El mago, etc.).
Desde pequeño, Enrique se interesó por la historieta. Dibujante autodidacta, reconoce a quiénes lo influenciaron y de los cuáles aprendió: Carmine Infantino, Gil Kane, Jack Kirby, Lucho Olivera y Barry Windsor Smith, entre otros.
Comenzó su carrera como ayudante de Chiche Medrano, para Ediciones Récord, entre 1975 y 1978, año en que finalmente comenzó a publicar por su cuenta en la misma editorial.
Antes de empezar a colaborar con la revista Anteojito, en 1982, había estado trabajando de manera independiente para el extranjero, más precisamente, Inglaterra. Allí publicaba series semanales, principalmente de temática histórica en revistas de la editorial Thompson y hasta principios de los años 1990, fue colaborador de la línea Starblazer, que consistía en libros de ciencia ficción y fantástica.
En la revista Anteojito trabajó hasta 1987, año en el cual volvió a colaborar con Récord. Con guion de Ricardo Barreiro, hizo los dibujos de La fortaleza móvil. Junto al mismo guionista también realizó El mago y Mundo subterráneo. Luego trabajaría junto a Eduardo Mazzitelli (Pesadillas en 1989, Acero líquido, Travesía por el laberinto) y Walter Slavich (Soldados de piedra, Kairak), entre otros artistas.
A finales de los 80, comienza a trabajar para la editorial norteamericana Marvel, primero como entintador de la serie Hawkworld -que es de DC en realidad- y más tarde como dibujante de Conan el Bárbaro. También dibujó en la revista Skorpio.

Como esta se queda evidentemente justita y corta, he decidido incluir otra reseña biográfica de Enrique, esta vez realizada con mayor rigor y detalle, procedente de la imprescindible web Tebeosfera:



Enrique Alcatena, por todos llamado Quique, es un profesor de inglés y traductor del mismo idioma que también ejerce como ilustrador y dibujante de historietas radicado en Buenos Aires.

Apasionado de los cómics desde niño, comenzó a dibujar tomando como referentes: Carmine Infantino, Gil Kane, Jack Kirby, Lucho Olivera y Barry Windsor-Smith, entre otros. Muy atraído por la temática fantástica y los relatos heroicos, se sumó a los autores de editorial Record tras mostrar unas muestras de un cómic de espada y brujería titulado “Shangor-Kol de Lemuria”. Rápidamente logró encargos para dibujar cómics en el mercado británico, más concretamente el escocés, donde fue reclutado por el sello DC Thompson para su longeva serie Starblazer, además de para las otras conocidas colecciones de esta casa: Victor y Crunch. fueron cientos de páginas las que desarrolló para este mercado, la mayoría de ellas desconocidas para el gran público europeo (cuando no se publicaron de forma absolutamente anónima, claro está).
Tras esta etapa puramente alimenticia, comenzó a descollar con trabajos originales y arriesgados publicados ya en Argentina, como los que desarrolló desde mediados de los años 1980 en las páginas de Skorpio junto a Barreiro (La fortaleza móvil, El mundo subterráneo, El mago, Ulrick el Negro), escritas por Mazzitelli (Pesadillas, Travesía por el laberinto, El Rey León, Acero Líquido, Unitario, El príncipe del espanto) o sobre guiones de Slavich (Soldados de piedra, Dinastía maldita, Kairak, El Asceta). Aparte de otras obras de carácter esporádico con Zanini o Grassi para las páginas de Skorpio.
Con Mazzitelli ha trabajado en varias obras de gran calado, algunas de las cuales han sido distribuidas en Europa: Faustus o Metallum Terra, por ejemplo.

Estos trabajos de admirable dibujo, caracterizados por una infrecuente y marcada personalidad, los ha desarrollado en paralelo a los encargos de tintas para cómics de superhéroes. Desde que asomó su firma en los tebeos de Batman y Flash para DC, no ha parado de trabajar en el mercado estadounidense: participó en Punisher 2099 y en el relanzamiento Conan the Savage, para Marvel, y luego siguió en DC, donde ha dibujado a los héroes: Green Lantern, Lobo, L.E.G.I.O.N., Batman o Flash. También se ha visto su trabajo en el título Spider de Eclipse y en otros sellos menores. Al respecto de su trabajo en Conan decía Manuel Barrero:

«Sus páginas “a sangre”, y su estilo fiero, abigarrado, pleno de contrastes, devuelven a las aventuras de Conan el tono que las impulsó como una serie de culto: ese equilibrio entre el clasicismo gráfico y un dinamismo narrativo sin paliativos.
(…) Cuando se enfrenta a un problema de enfoque o de hilado en el discurso de la acción, refuerza otros aspectos que deriven la atención del lector. Apura los espacios, conserva la atención sobre la estructura de páginas (…), y deposita un gran peso en los detalles anejos a la historia, esos uniformes, esas armas, esos ornamentos que delatan una cuidadosa documentación previa.
Allí donde Charles Dixon peca de inconsistente, el argentino refuerza la escena con sobrecargado realismo. Allí donde el guión acusa vacío, él logra captar con su trazo charro la atención del lector substanciosamente.» (“De las pampas a Hyboria”, en Conan, 10, Planeta-DeAgostini, Barcelona, 1996)

Alcatena ha supuesto para la historieta argentina un nexo entre la tradición y los dibujantes nuevos que han querido arriesgar en el lenguaje y la representación. Las pasmosas y estrambóticas andanzas de Bass de Avregaut sorprendieron a todos con sus puestas en página abstrusas, pobladas por seres de pesadilla desubicados o acrónicos. En sus trabajos con Barreiro o Mazzitelli se concitaron referencias mitológicas, de oriente, indias, europeas y locales, vestuarios extraídos de las leyendas populares de todo el orbe y seres oníricos o directamente de pesadilla. Tras su presencia en ACHA, en 1996 (“Esquizoopolis”), sus tintas fuliginosas han abundado menos en las revistas de historieta argentinas debido a la crisis nacional ocurrida a finales del siglo XX.

En su trabajo con Chuck Dixon en Flash (la saga de Planet DC) ha podido desarrollar a los personajes superheroicos en un escenario local, rescatando incluso algunos elementos del folclore argentino tan de su gusto. Actualmente, Alcatena ya no trabaja en los EE UU. Vive con su esposa y cuatro hijos.



LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...