sábado, septiembre 12, 2015

Sketch-busters CCXXXIII: David Baldeón (IV)

Lo que iban a ser dos días finalmente ha acabado siendo toda una semana, pero nunca es tarde si la dicha es buena. Traemos hoy la tercera entrada que podríamos entender como dedicada a celebrar el décimo aniversario de este moribundo blog, con un dibujo muy especial de un viejo conocido de este blog. La primera vez que conocimos a David Baldeón apenas era un joven dibujante con dos números de la serie Robin inéditos en España. Gracias a su esfuerzo, versatilidad y talento, dicho artista fue colocando más y más trabajos en el mercado americano, alguno de los cuales ha sido reseñado en este espacio, como esa descacharrante versión de las andanzas de Ebeneze Scrooge vistas a través del pútrido aspecto de lo zombi publicada en España como Cuento de Navidad Zombi. Pero además el trabajo de David ha podido verse en series como Nomad: Girl without a world, Young Allies, Astonishing X-Men, Scarlet Spider o más recientemente la serie Nova, donde realmente he podido apreciar un trabajo excepcional. Baldeón acudió al pasado Salón de Barcelona como invitado por la libreria Milcomics, que montó una paradeta bastante maja y que al fin y a la postre fue el cuarto lugar donde pasé más tiempo a lo largo de la celebración del Salón. Con un sistema de números para sesiones previa adquisición de un tebeo del autor bastante bien organizado, la de David fue la que habría debido ser mi penúltima sesión de firmas de Ficomic, aunque a la postre acabó resultando ser la última. Cuando llegó mi turno le pregunté si se atrevía con un Snake Plissken, y vaya si se atrevió. Podría decirse a lo vulgar que se me cayeron los $%&(/=%$ al suelo al ver el gesto adusto y lo bien caracterizado que quedó el personaje de mis amores. ¿Y porqué fue la última sesión de firmas? Porque pasó el tiempo y por quince minutos no quise incorporarme a la sesión de firmas de David Finch para la cual tenía número... Y como soy un tipo cuadriculado que hace caso de las normas, ahí se quedó el número para Finch, en el éter. ¿Qué quieren que les diga? Mereció plenamente la pena.



LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...