miércoles, septiembre 09, 2009

Sketch-busters CXXVI: Leti Sparks

Que miss Sparks tiene una vena artística que no explota muy a menudo es algo que muchos de ustedes conocen, y no es la primera vez que en este blog se muestran alguno de sus trabajos, como aquella versión de Drunkeddolphin, un servidor zombificado o el Cat Darko que ilustró un Halloween. Como quería ayudar a conmemorar de alguna manera el aniversario del blog, darme una sorpresa y de paso inmortalizar a nuestra prole felina, pues se puso manos a la obra y aprovechó mis momentos de autismo funcional provocados por el Killzone 2 para elaborar a ratos esta pintura de un Plissken cansado y harto de todo antes de entrar en faena contra las huestes del Duque de Nueva York. En tan crítico momento nuestro cínico anti-héroe encuentra un momento de pausa y solaz en unos mininos salvajes que sobreviven a malas penas en las calles de la Gran Manzana. Independientes, fieles, feroces cuando se ven amenazados, el Serpiente se reconoce un poco en esas criaturas desvalidas, cuyo destino se augura tan negro como el suyo propio en una urbe abandonada repleta de caníbales y falta de provisiones. Y aún así, resisten...

6 comentarios:

J.A.Rubio dijo...

Muy elocuente el hecho de que en esa realidad caotica aun existian las torres gemelas.

Yota dijo...

Muy bonito, enhorabuena a los dos, por las diferentes partes que os tocan.

Plissken dijo...

J.A.Rubio, creo que Carpenter hace una demoledora critica a finales de los 70 poniendo el Centro financiero estadounidense en manos de prostitutas y criminales condenados por un gobierno fascistoide... Por cierto, que ganó usted el lote de trading cards de Kaluta, así que si me manda su direccion postal al correo que aparece en mi perfil se las enviare a casa a la mayor brevedad posible. Un saludo ;D

Plissken dijo...

Yota, sí que son felicidades compartidas, sí.

nonsense dijo...

Vaya...

Impresionante dibujo, si señor (y señora), me encantan, sobretodo, los gaticos (ay, los gaticos!)

Pero... um... Leti... um... ¿6 dedos en la mano izquierda?

Eso me lo explicas un día delante de una cerveza...

Abrazos y besos, repartidlos como buenamente veáis oportuno.

Anónimo dijo...

Nunca hay dedos ni manos suficientes para acariciar a unos gatetes tan guapos

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...