domingo, diciembre 26, 2010

Campamento Jedi de entrenamiento felino XI: Informe final

Informe final del proyecto N3 (Nos 3).

Redactado por el comandante P. a día 25-12-2010.

Los experimentos han llegado a su fin. Este será último informe redactado y enviado desde estas instalaciones, que en unas horas cerrarán sus puertas. Los sujetos L., A. y O. han superado todas las expectativas que nos creamos hace cinco años (ver informe inicial). Sus progresos han sido verdaderamente notorios, y ya desde el primer momento mostraron una admirable habilidad en el campo de entrenamiento (ver informe 2). Al mismo tiempo, el proyecto N3 mostró una gran capacidad de previsión y adaptación a las circunstancias estableciendo protocolos para captar nuevos reclutas (informe número 3). No todo fue un camino de rosas y alguno de los sujetos se negó a participar en alguno de los experimentos, como O. y las pruebas de adaptabilidad vocal, lo cual le reportó un parte por insubordinación (informe 4). Sin embargo, la siguiente fase del proyecto, detallada en el informe 5, fue un éxito total y mostró la habilidad de los sujetos para camuflarse sobre el terreno y buscar escondite en los lugares más insospechados. Una dificultad imprevista surgió de nuevo con el recluta O., el más díscolo del proyecto N3, que desarrolló poderes psiónicos de control mental (detallados en el informe 6) que afortunadamente pudieron ser contenidos. Lo único que no pudimos prever en ningún momento fue que los sujetos, ayudados por el duro entrenamiento y las privaciones, forjaran un lazo empático irrompible entre ellos, lo que hacía casi imposible separar el equipo o quebrantar unos lazos de unión que podrían poner en peligro el éxito de futuras misiones (séptimo informe de progreso). Estos problemas se fueron acentuando, y el paso del tiempo demostró que L., A. y O. se estaban volviendo más hostiles para con el proyecto y sus usos militares y reticentes al entrenamiento. Los encargados del proyecto dejaron buena muestra de sus dudas sobre la viabilidad del mismo en el informe 8 de progreso. El tiempo se echaba encima, los gastos superaban ampliamente el presupuesto destinado inicialmente por el ministerio de defensa y todavía quedaba un escollo especialmente duro por afrontar. Las condiciones del campamento dedicado al adiestramiento de reclutas, más duras si cabe que las del proyecto, provocaron una continua merma de efectivos, no solo entre los reclutas (informe 9) sino entre veteranos de largo recorrido y gran experiencia que a pesar de todo no pudieron sobrevivir a las agresiones exteriores (informe 10).

Desde ese momento, las condiciones del proyecto N3 empeoraron sensiblemente, y los encargados del mismo decidieron optar por una tercera vía. Los sujetos ya habían demostrado estar sobradamente preparados y al mismo tiempo su incapacidad para trabajar de forma independiente. Así pues, la decisión más dura fue la más acertada. Los sujetos L., A. y O. serían trasladados con una pareja de cuidadores civiles para continuar con su vida, a la espera, quizá infundada, quizá imposible, de que sus habilidades nunca sean requeridas en un conflicto civil. A continuación, y para cerrar ya el proyecto N3, adjuntamos documentos que demuestran su adaptación al medio, el modo en que protegen a sus cuidadores y la capacidad de alguno de los sujetos para mantenerse alerta en todo momento contra cualquier tipo de amenaza.











LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...