jueves, octubre 09, 2008

Campamento Jedi de entrenamiento felino IX: The faithfull departed

Esta Academia de entrenamiento ha recibido en los últimos tiempos un nuevo y vigoroso impulso merced a la llegada de toda una nueva generación de reclutas que, muy a nuestro pesar y dadas las restricciones que el espacio y el presupuesto del campamento imponen, deben permanecer a la espera de obtener una plaza. Eso no impide que los profesores del Campamento no les hayamos cogido ya cariño a todos esos reclutas potenciales con los que realizamos entrenamientos esporádicos y a los que en la medida de lo posible procuramos tener abastecidos de la mejor manera posible. Pero la necesidad de dejar constancia de esos nuevos reclutas ha hecho que mi mente vagara por un momento a recuerdos agridulces casi perdidos en la memoria, y me ha retrotraido a tiempos pretéritos en los que otros reclutas intentaron cubrir ese mismo camino y desgraciadamente no pudieron llegar hasta el final, perdiendo la vida o desapareciendo en las sombras del olvido. Como Maestro Jedi felino se me llena el corazón de agradecimiento por todo el esfuerzo, el cariño y la entrega que esos reclutas mostraron y al mismo tiempo de tristeza por no haberles podido ofrecer un lugar mejor en el que vivir y tan sólo paliar con unos pocos gestos su situación. De algunos de esos reclutas no ha quedado constancia gráfica alguna, pero de otros sí que hay holoproyecciones o grafidiscos que los recuerdan en su efímera y dorada gloria. A continuación, Maestros del Consejo, permitirán que este viejo profesor rememore alguno de esos cadetes cuyo recuerdo aún brilla en mi memoria con inusitada fuerza y que con estas lineas construya un monumento virtual para los amigos que partieron tiempo ha.

Esta recluta fue una de las primeras que intentó hacerse un hueco en el Campamento Jedi a fuerza de demostrar constancia y respeto hacia los profesores del mismo. Día tras día acudía a la cantina para que los entrenadores le dedicasemos unas palabras amables o un gesto de camaradería. Desgraciadamente una operación rutinaria la dejó con graves secuelas y finalmente no pudo superar el trance.


Esta foto ya debería ser conocida por los miembros del Consejo, pues se sometió a su consideración para que la admisión de la cadete Leela fuera aprobada por el mismo. Este grupo de aspirantes era un nucleo familiar formado por cuatro hermanos que durante más de dos años estuvieron esperando su turno para ingresar en el Campamento. Durante esos dos años superaron inclemencias climáticas y el desdén de muchos de los habitantes de la zona. Desgraciadamente el sujeto naranja oscuro desapareció sin dejar rastro y el terroso fue encontrado sin vida en las inmediaciones de la zona de admisión. Eso provocó la crisis de conciencia que sufrió este viejo profesor que les escribe y que determinó la operación de rescate de Leela, la cual no estuvo exenta de ciertos problemas logísticos y que hubo de superar un cruento enfrentamiento con un Lord Sith que aspiraba a captar a la cadete para el reverso tenebroso. La cuarta aspirante, una superviviente nata, aún ronda por la zona demostrando un estoicismo y una resistencia admirables, habiendo superado recientemente un trance bastante difícil cuando quedó atrapada en el falso techo del area de entrenamiento y los profesores nos las vimos y nos las deseamos para rescatarla de la manera menos traumática posible.



El siguiente cadete quizá fue uno de los casos más fugaces, crueles y de final incierto que recuerdo. El cadete apareció un día por el area común, desconcertado y mostrando con sus modales y comportamiento que había recibido entrenamiento pero que al parecer había sido desterrado por sus anteriores superiores. Apenas lo vimos un par de veces más por la zona hasta que desapareció por completo, y este viejo profesor quiere pensar que encontró un hueco en otra Escuela de entrenamiento, en la que sería respetado y cuidado como todos y cada uno de estos cadetes merecen.


Y ya finalmente, llegamos a uno de los cadetes que más nos han llegado por su constancia, su entrega, su vivacidad y su alegría independientemente del tiempo que hiciera o de las dificultades impuestas por la siempre difícil vida a la intemperie. Conocido por el sobrenombre entre el claustro de maestros de "Gatete" su compañía era tan grata que iluminaba cada día del tiempo que pudimos disfrutar de la misma con una brillante sonrisa. Por desgracia, las inclemencias y la escasa protección médica provocaron en el sujeto una grave enfermedad que motivó que fuera internado en una institución. Negras sombras se cernían sobre él pero una Maestra Jedi de otro Campamento Jedi cercano decidió asumir al joven padawan bajo su protección directa y darle en su propio hogar los cuidados, el tratamiento y el cariño que un cadete de esta valía merece.


Nuestro próximo informe de actividad se centrará nuevamente en los cuatro cadetes residentes del Campamente Jedi de entrenamiento felino, cuyas evoluciones personales y capacidades en el manejo de sus habilidades no cesan de sorprendernos día a día. Ojalá este Campamento pudiera abrir sus puertas para todos aquellos cadetes que lo han merecido a lo largo de sus casi cinco años de existencia. Maestro Plissken fuera.

9 comentarios:

long reach excavator dijo...

what happened to the other one?

mini skid loader dijo...

help me.

used skid loader dijo...

ok. I found an information here that i want to look for.

Pablo dijo...

Otra genialidad made in Plissken.

Plissken dijo...

Pablo, un saludete, que hacía tiempo que no le leía por aquí caballero. Estos son algunos de los gatos que durante más o menos tiempo estuvimos alimentando en la Universidad, y la verdad es que da penica pensar que muchos de ellos habrían dado un montón de cariño si hubiesen sido adoptados. En fin, en la brecha seguimos. ¡Un abrazo muy grande!

Plissken dijo...

Long Reach, lost, adopted or hit by a car. Cat's life in the streets is hard and short.

Plissken dijo...

Used skid, I'm glad to help ;D

zubiarra dijo...

coño! si son el llorica, la tricolor, el torete, el abuelo...

Plissken dijo...

Zubiarra, la pena es que ya de algunos ni me acuerdo del nombre que les pusimos en su momento, y otros nunca tuvieron la suerte de ser "nominados"... ¡Aupa la Real ;D!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...