lunes, febrero 28, 2011

El discurso del lunes

No me negarán que uno es obvio y zafio a la hora de hilar los temas en estas entradas de cada lunes. Hoy uno de los temas del día es comentar si tal o cual película merece o no el destino que ha corrido en la ceremonia de entrega de unos premios que todos desprecian cuando no consiguen y celebran cuando reciben como si se acabara el mundo. Este año he batido el record de desconexión cinematográfica en lo que a cartelera se refiere, y de todas las películas con premio tan solo he visto Origen y Toy Story 3, gran cinta de robos y ciencia ficción la primera, obra maestra sin paliativos la segunda, y sin la necesidad de la coletilla "del cine de animación". Eso sí, me queda la espinita de no haber visto todavía la película por la que mi musa, la actriz que ha crecido conmigo como si de una prima pequeña se tratara a través de sus papeles en El profesional, Beautiful girls o Heat y que ha dado nombre a una de mis gatas gracias a su encarnación galáctica, ha recibido esta noche un más que merecido premio según la unanimidad de la crítica especializada. La Portman ha tenido la suerte que el año pasado se le negara a Rourke, por cierto. Fíjense si había expectación en casa que hasta Amidala se quiso poner sus mejores galas para asistir a la fiesta de celebración. Desgraciadamente perdimos los vuelos de enlace y en lugar de ir a un sarao en Beverly Hills la gata se quedó durmiendo en el sofa junto a Obi-Wan y Leia y servidor acudió a trabajar como un pringa... esto, como un honesto trabajador que cumple con sus obligaciones como un pepe.




Por lo que respecta a este su blog amigo y en algunos casos vecino, la pasada semana cumplí a duras penas con casi todo lo programado, dejándome en el tintero virtual el repaso a The office (la británica, of course) que pretendo realizar esta semana, junto a la recuperación de un nuevo dibujo de colección. También avanzaremos ya el cartel, invitados y programación de Unicomic, a apenas dos semanas de su celebración, la más temprana de cuantas recuerdo.

Hoy no les doy más la lata con mis desvaríos, y les dejo con una canción de los míticos The Who, un temazo que empieza con suavidad y melancolía y tras un estallido de energía y vitalidad vuelve a sumarse en su melodía tranquila y tristona, algo parecido a como suelen desarrollarse mis lunes habitualmente. Les deseo que pasen una semana lo más propicia posible y les recuerdo que tengan, como siempre, mucho cuidado ahí fuera.

Behind blue eyes
The Who

No one knows what it's like
To be the bad man
To be the sad man
Behind blue eyes


No one knows what it's like
To be hated
To be fated
To telling only lies


But my dreams
They aren't as empty
As my conscience seems to be


I have hours, only lonely
My love is vengeance
That's never free


No one knows what it's like
To feel these feelings
Like I do
And I blame you


No one bites back as hard
On their anger
None of my pain and woe
Can show through


But my dreams
They aren't as empty
As my conscience seems to be


I have hours, only lonely
My love is vengeance
That's never free


When my fist clenches, crack it open
Before I use it and lose my cool
When I smile, tell me some bad news
Before I laugh and act like a fool


If I swallow anything evil
Put your finger down my throat
If I shiver, please give me a blanket
Keep me warm, let me wear your coat


No one knows what it's like
To be the bad man
To be the sad man
Behind blue eyes






2 comentarios:

milo dijo...

Muy interesante, por cierto... que tienes que hacer el lunes que viene a la hora de comer :)

Plissken dijo...

Pues comer, Milo, jejejeje. ¿Andarás por tierras alicantinas? Si es así mándame mail y vemos a ver qué podemos hacer ;D

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...