miércoles, octubre 12, 2011

Sketch-busters CXC: Esteban Maroto (III)

Aprovecho la coyuntura de un día festivo en el que servidor hace vida de persona de bien -esto es, a las doce a la camita y a levantarse despejado y tempranito- para compartir con ustedes un nuevo dibujo de Esteban Maroto, dibujante excepcional donde los haya y mejor persona en su trato con los aficionados. En este caso la ilustración se corresponde con el dibujo que Maroto tuvo a bien realizar durante la celebración del Salón del Comic de Barcelona del año 2002. Como suele ser habitual en los dibujos que realiza en convenciones, y partiendo de un mínimo esbozo, Esteban Maroto se recrea en los estilizados detalles de ropa y adornos, dotando al dibujo de un barroquismo muy conseguido, y complementado por ese puntual toque de color que resalta aún más la belleza de la ilustración. Y a modo de complemento, en ese afán de ir dejando documentación sobre el autor, hoy recupero un texto muy especial, nada menos que el que Ángel de la Calle le dedicó con motivo de su asistencia a las V Jornadas del Cómic de la Villa de Avilés, que, recordemos, fueron nuestras primeras -inolvidables, mágicas- y donde tuvimos el placer y el honor de cruzarnos por vez primera con Esteban Maroto.

Esteban Maroto nació, en 1942, en Madrid, pero su vida profesional ha trascurrido casi completamente en Barcelona. Desde sus primeros pasos en el tebeo, formato cuadernillo, con los personajes Alex, Kahn y Kamar, hasta sus actuales trabajos para el mercado norteamericano, en series como Cadillacs y Dinosaurios, han transcurrido más de treinta años. En ese tiempo Maroto se ha convertido en la única megaestrella española en el mundillo norteamericano de los cómics -como aseguraba hace poco tiempo la revista americana especializada en historietas Comics Books Artists-. Maroto se hizo internacionalmente conocido con sus historias para la serie Cinco por Infinito, que había creado junto con otros autores, pero que seguiría en solitario y cuya publicación en nuestro país, a finales de los sesenta, compartiendo tebeo junto al Delta 99 de Carlos Giménez, conmovió el raquítico panorama español de aquel tiempo, haciendo de Esteban Maroto uno de nuestros autores más conocidos. Los premios que aquellas historietas recibieron agrandaron aún más la figura del dibujante madrileño, por entonces encuadrado en la agencia Selecciones Ilustradas que dirigía Toutain. Después vendría La tumba de los dioses, y también Wolf, con guión de Sadko, que saludaría a los lectores desde Drácula, la revista que a principios de los años setenta se convirtió, con sólo doce números, en un hito entre las publicaciones de historietas españolas. Alma de Dragón sería el título de la historieta, que con destino a la revista Trinca, acercaría al cotizado dibujante nuevamente a los lectores españoles. Aquella historia no vería su fin en la mencionada publicación.

La internacionalidad de Maroto era incuestionable, y numerosos fueron los paises que publicaran sus trabajos. Las revistas de Jim Warren tampoco permanecieron ajenas al español, que realizó numerosos trabajos para Eerie, Creepy y Vampirella. Desde sus comienzos como editor de revistas mensuales de ciencia ficción y terror, Josep Toutain incorporó a Maroto a sus sumarios y en libro le editaría Dax el guerrero, una de las obras más conseguidas de la carrera del dibujante, y buen ejemplo de como entintar. Este libro ha sido reeditado no hace demasiado tiempo por Planeta. Tras multitud de trabajos menos significativos dentro y fuera de nuestro país, Maroto regresó, para presentarse a los aficionados más jóvenes, de la mano del guionista Peter David, y de la editorial DC Comics, con Crónicas de Atlantis, que daría paso a numerosas colaboraciones en editoriales americanas de todo tipo.

En las Jornadas de Avilés teníamos ganas de encontrarnos con este autor, que despierta pasiones encontradas entre los fans, y que ha recorrido buena parte de la historia del tebeo español, o hecho desde España, siempre desde la línea de fuego y representando, como pocos, las grandezas y servidumbres de ese oficio del siglo XX que llamamos dibujante de historietas.

Angel de la Calle

Fuente: Aquí.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...