lunes, diciembre 26, 2011

El último lunes del año

Quizá sea esta semana una de las más previsibles del año, en tanto en cuanto comienzan a repasarse noticias de toda clase en los medios de comunicación, se recuerdan los éxitos deportivos, se hacen listas con las mejores películas, libros o videojuegos y se recuerda a aquellas figuras que nos han abandonado. A menor escala, cada uno realiza su propio repaso al año que está a puntito de dejarnos, una reflexión interna a la que creo que muy pocos son capaces de abstrarse verdaderamente. Un servidor de ustedes no olvidará fácilmente el año 2011, por motivos más que obvios, y por primera vez en bastantes años, netamente positivos -aun cuando todo sea mejorable y haya factores tan habituales a día de hoy en muchos hogares españoles que han empañado algunos momentos-. El balance final no puede ser otro que el de añazo.

Eso por lo que se refiere a los elementos personales, porque sí que es verdad que este año he batido mi record de parquedad editorial en el blog, y los contenidos se han visto reducidos muy mucho por motivos tan diversos como el menor ritmo lector, la acumulación de cosas por hacer y un cierto pequeño cansancio que curiosamente he comprobado como compartido con muchos de los sospechosos habituales de mi lista de enlaces, en una suerte de cansancio del bloguero amateur y en una deriva de contenidos hacia las redes sociales. En principio, el ánimo de un servidor de ustedes es continuar al pie del cañón, manteniendo como mínimo el ritmo de este año, e incrementando los posts dedicados a televisión, cine y literatura, quizá los medios que más horas de entretenimiento me proporcionan ultimamente, sin descuidar, por supuesto, las secciones habituales dedicadas al arte original. Por cierto, que no me olvido de Los fantasmas atacan al jefe, es sólo que el tiempo ha parecido volatilizarse estos días y apenas he podido pasar unas horas frente al teclado en los últimos siete días.

Les dejo hoy con una canción alegre, festiva, buen rollera y llena de buenas intenciones que además sirve para abrir boca de ese repaso a un clásico navideño ochentero, pues una versión de la misma se incluyó en su banda sonora y sirvió para que el reparto al completo la cantara durante los compases finales de la película. Ya saben, en estas fechas, pongan un poquito de amor en su corazón y disfruten en la medida de lo posible de todo lo bueno que la vida les depare. Sean ustedes buenos y regresen sanos y salvos, como muy tarde, en el primer lunes del 2012.

Put a Little Love in Your Heart
Annie Lenox y Al Green

Think of Your Fellow Man
Lend Him a Helping Hand
Put a Little Love in Your Heart.
You See It's Getting Late
Oh Please Don't Hesitate
Put a Little Love in Your Heart.
And the World Will Be a Better Place
And the World Will Be a Better Place
For You and Me
You Just Wait and See
Another Day Goes By
And Still the Children Cry
Put a Little Love in Your Heart.
If You Want the World to Know
We Won't Let Hatred Grow
Put a Little Love in Your Heart.
And the World Will Be a Better Place
And the World Will Be a Better Place
For You and Me
You Just Wait and See
Take a Good Look Around and
If You're Lookin' Down
Put a Little Love in Your Heart
I Hope When You Decide
Kindness Will Be Your Guide
Put a Little Love in Your Heart.
And the World Will Be a Better Place
And the World Will Be a Better Place
For You and Me
You Just Wait and See
Put a Little Love in Your Heart....

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...