viernes, julio 19, 2013

Star Trek. Hacia la oscuridad: Encuentro en Phaedus

Ha pasado algo de tiempo desde que la nueva tripulación de la USS Enterprise recibiera su bautismo de fuego enfrentándose y derrotando al renegado romulano Nero. Los tripulantes de la nave están acoplándose a sus puestos, conociendo a sus compañeros y lidiando con las secuelas de su primera misión juntos. Concretamente el capitán James Kirk tiene que vérselas con la soledad del mando y la dificultad de obtener el respeto y la confianza de sus subalternos, mientras que Spock, el oficial científico de la nave sufre continuas pesadillas en las que revive una y otra vez la destrucción de su planeta natal, Vulcano, y la futilidad de sus intentos oníricos por rescatar a su madre de la muerte. Ambos compensan con el desempeño esforzado de sus labores en la nave esos problemas, y van estrechando una relación que nació en circunstancias verdaderamente difíciles.


La Enterprise llega al planeta Phaedus, un planeta de clase M con una población de unos 30 millones y un desarrollo equivalente al de Roma, pero donde se han detectado huellas de energía muy por delante del desarrollo de la sociedad. Pronto un equipo de campo formado por Sulu, Spock y Kirk baja a la superficie a investigar los restos de energía, siempre teniendo en cuenta las consideraciones de la Primera Directiva -La Federación de Planetas no intervendrá en los asuntos de, ni dará a conocer su existencia a cualquier sociedad que no haya evolucionado hasta el punto del viaje interestelar por sí misma-. En el camino de descenso la lanzadera sufre un ataque violento de rayos de energía, y la nave acaba estrellándose con violencia sobre la superficie, dejando a Sulu gravemente herido y al resto de tripulantes conmocionado.


Lo que verán en el planeta Phaedus será algo para lo que no estaban preparados. Dos ramas de una misma especie, una de ellas genéticamente evolucionada y con apoyo exterior, llevan enfrentadas años,  colocando a una de ellas al filo de la extinción. Durante una visita rutinaria de la primera tripulación del Enterprise, su capitán, Robert April, incapaz de contemplar impertérrito tal genocidio, decidió intervenir en la contienda y apoyar al bando más débil, convirtiéndose en una suerte de defensor de los débiles. Kirk y Spock afrontan en Phaedus una situación realmente complicada, enfrentados al fantasma de un miembro de la Federación de Planetas dado por muerto, con la perspectiva de elegir entre la Primera Directiva y la extinción de toda una raza, con una guerra civil rugiendo a su alrededor y la intervención directa de una tercera facción que complicará aún más todo el asunto.


Nos encontramos en Star Trek: Hacia la oscuridad (Countdown to darkness en el original) con una nueva entrega de los comics centrados en el relanzamiento de la franquicia cinematográfica. En este caso se trata de una serie limitada de cuatro números que narra unos eventos situados entre las dos películas existentes hasta el momento, con la doble función de establecer una evolución y un desarrollo de los personajes, y de señalar al mismo tiempo una serie de sucesos o eventos que quizá puede que tengan cierto peso en el futuro devenir de los acontecimientos. Para ello, y para continuar con la homogeneidad y nivel de calidad habitual con que IDW ha venido tratando todos estos productos relacionados con Star Trek, ha recurrido al equipo habitual de las anteriores entregas de este particular  universo que se ha venido construyendo con tanto mimo.


En el guión nos encontramos con Mike Johnson desarrollando su propio argumento concebido al alimón con Roberto Orci. Lo cierto es que el nombre de Johnson, que trabaja directamente para Alex Kurtzman y Roberto Orci y ha desarrollado trabajos en comic relacionados con otros proyectos de esa pareja de guionistas además de las películas de Star Trek, como Transformers o Fringe, ha estado muy relacionado con la franquicia trekkie en los últimos tiempos, y es que además de Countdown, Nero y la adaptación oficial de la primera película, está adaptando los capítulos de la serie original a la nueva realidad alternativa en la serie Star Trek: The Original Series. Además tiene pendiente la publicación de una nueva serie centrada, como ya hiciera en Nero, en el villano de En la oscuridad, que me cuidaré muy mucho de desvelar por si todavía queda algún despistado que no sepa de quién se trata.


A los lápices, con su habitual trazo claro y tendencia a mimetizar a los personajes con los actores que los interpretan, nos encontramos a un David Messina cada vez más suelto y desenvuelto en el universo de la Federación de Planetas y mostrando con competencia y coherencia tanto las escenas más íntimas entre, pongamos, Uhura y Spock, como las espectaculares secuencias de acción con los alienígenas y Spock y Kirk. La edición española, una vez más, corre a cargo de Likantro Ediciones, que ha orientado esta línea de tebeos tanto al público mayoritario que quiera acercarse al nuevo universo fílmico de la franquicia (cuidando los aspectos de la edición y manteniendo un formato uniforme que dota de coherencia a todos los productos editados dentro de la misma línea) como a los seguidores acérrimos de la saga, que cuentan con información sobre el Club Star Trek en España y con una breve introducción de su presidente. Otros extras que merecen ser destacados son un texto a modo de epílogo de Mike Johnson, una recopilación de diseños sobre los alienígenas protagonistas, y un par de ilustraciones con autores españoles dando su propia versión de la historia. Sin duda, un tebeo que cualquier fan de Star Trek debería cuando menos leer. 


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...