sábado, enero 14, 2006

John Carpenter, de profesión narrador (y X)

El año 1995 fue uno de los más intensos en la carrera artística de Carpenter, ya que se estrenaron dos films firmados por él, y en mi modesta opinión dos de sus mejores películas. Hoy nos centraremos en la primera de ellas, un viaje al fondo de la oscuridad y de la pesadilla que se oculta en el alma de un escritor de éxito.
Nuestro hombre vuelve al cine de terror, y ¡vaya regreso! En la boca del miedo es una excelente cinta que nos cuenta las andanzas del investigador de seguros encarnado por Sam Neill, cuyo cometido será encontrar a un escritor de best sellers terroríficos cuya obra está causando olas de locura y alucinaciones entre sus lectores y que se halla desaparecido. Conforme se adentra Neill en los abismos de la obra de Sutter Cane (Jürgen Prochnow) las alucinaciones y la paranoia se van apoderando de él. Un mapa dibujado en la geografía imaginaria que adorna las portadas de los libros de Cane le permitirá llegar a Hobb’s End, terrorífico lugar en medio de una Nueva Inglaterra soñada, donde Sutter Cane ultima su próxima novela en una iglesia de aspecto gótico y tenebroso, novela con la que abrirá la puerta de este mundo a seres de un pasado abisal y remoto escapados de la obra de Lovecraft.
Película con varios niveles, consigue generar auténtico desasosiego con imágenes inolvidables (la carretera con el niño/anciano en bicicleta, atrapado en un bucle infinito que se ve obligado a repetir una y otra vez [niño que, nota para frikis, creo que está encarnado por Haydn Christensen;], la iglesia maldita, los niños demonio y la terrorífica frase "¿Quieres jugar conmigo?", los seres primigenios surgiendo del abismo, los ojos que lloran sangre ante la terrorífica lectura de la obra maestra definitiva de Cane...). Al margen de la ambientación terrorífica y de los sustos magistrales se plantean otras cuestiones, como la delgada línea que separa lo real y lo imaginario, la cordura de la locura; la capacidad creadora del genio literario, demiurgo auténtico de universos de pesadilla y creador de una metaficción compleja en la que no se distingue con claridad "quién escribe a quién"; la mercantilización de la literatura, que no se detiene ante nada con tal de vender su producto.
Una magnífica interpretación, un diseño de producción excelente y unos maquillajes absolutamente repelentes y grotescos confirman que no hay nadie como John Carpenter para hacernos pasar miedo. Si no lo creen, véanla solos, de noche, y luego díganme si vuelven a ver a los policías de proximidad, las ancianitas adorables o a los escritores de novelas de terror de la misma forma. Como dice la frase promocional del film: "¿Habéis vivido alguna buena película de terror últimamente?" Probad esta.

10 comentarios:

Pamplonauta # 1 dijo...

Mira que no suelo meter la nariz en tus friki-posts de Carpenter, pero con ésta me has tocado la fibra.
QUE BUENA ES!!!
Todavía recuerdo el glorioso estreno en Alicante, al que fui con, entre otros, Juanma (!), en una paradita especial de camino a un fin de semana de degeneración en el campo de Erasmo. En el Ideal, a las 5 de la tarde... QUE GRANDE.
El resto, es historia, pero debo decir que, junto con La Cosa, estamos ante la obra cumbre de otro maldito de Hollywood (y van...).

Abrasos mil

Adri!!! dijo...

Gran, gran peli.

Po zi.

Las Neuronas de la Langosta dijo...

Sin duda, de las dos o tres mejores películas del maestro Carpenter. Ya estoy esperando con fruición ese episodio suyo de "Masters of Horror".

Plissken dijo...

Con esta ha sido fácil el consenso, pero lo habrá también cuando lleguemos a Vampiros o... Fantasmas de Marte? Jurjurjur...

Pep dijo...

Con Vampiros ya veremos... pero con Fantasmas de Marte rodarán cabezas, ya verás (no solo la de Pam Grier).

Pamplonauta # 1 dijo...

Porque estoy de "enhorabuena", que si no os iban a rechinar los dientes al leer lo que iba a decir de esos dos pestiños.

La de Vampiros es mala de solemnidad, pero ese pantalón de Ice Cube brillando entre el rojo del decorado a lo video-clip de Camela (si, si, ese de los gitanos astronautas...), es una de las imágenes más dantescas de la historia del cine.

PD.- No tardes mucho en escribir esos capítulos, no sea que me vuelva la mala leche...

Plissken dijo...

El capitulo de masters of horror, Cigarrette Burns, lo tengo en la recamara, convenientemente descargado y en principio pinta bien: la búsqueda por parte de un crítico de cine de una película maldita y olvidada.
Y Pamplonauta, con lo bien que le quedaban esos pantalones a Ice Cube y lo molón que era su personaje...

Pamplonauta # 1 dijo...

Tú sigue tirándome de la lengua... sigue, sigue...

Pep dijo...

Hombre, solo he visto unos pantalones así de feos en mi vida... y no voy a decir cuales son, pero Pamplonauta seguro que sabe a cuales me refiero y quien los llevaba.

Pamplonauta # 1 dijo...

Jur, jur, jur...

Qué horror!!!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...