jueves, mayo 15, 2008

Alias (2001-2006): Retrato de la espía post-adolescente

Sydney Bristow (Jennifer Garner) es una inteligente, osada y atractiva agente de campo del SD-6, una sección secreta de la CIA empeñada en una guerra sin cuartel contra diversas amenazas criminales que operan a nivel global. Para desempeñar cada una de las arriesgadas y mortales misiones encomendadas por el manipulador líder del SD-6, Arvin Sloan (Ron Rifkin), Sydney contará con el inestimable apoyo de Marcus Dixon (Carl Lumbly) sobre el terreno y del genio de la informática y de la ingeniería Marshall Flinkman (Kevin Weisman) como encargado de burlas sistemas de alarma, piratear toda clase de ordenadores y diseñar gadgets que ya quisiera para sí el bueno de James Bond. La vida privada de Sydney además encara una etapa llena de felicidad ante la inminente boda con Danny, para la que cuenta con la ayuda de su mejor amiga Francie (Merrin Dungy) y de Will Tippin (Bradley Cooper), típico mejor-colega-enamorado-en-silencio. Para todos ellos Syd trabaja en una sucursal del banco Credit Dauphin que la obliga a viajar por medio mundo y atender largas reuniones de trabajo a horas intempestivas.


Por así decir, la vida de la señorita Bristow es lo suficientemente complicada como para provocarle quebraderos de cabeza día sí, día también, y eso cuando no necesita huir de sicarios armados hasta los dientes o debe soportar sesiones de tortura en alguna de sus misiones. Ante la cercanía de su boda decide contarle la verdad a su pareja y de esta forma eliminar cualquier traba que pudiera interponerse en su relación, aunque para ello desoiga los consejos de su padre y superior en el SD-6, Jack Bristow (Victor Garber), que le desaconseja realizar tal confesión. Al día siguiente de contarle a Danny la verdad, el mundo de Sydney vuela en mil pedazos. Danny aparece muerto y Jack le revela la verdadera situación: el SD-6 pertenece en realidad a una organización criminal conocida como La Alianza y él es un agente doble al servicio de la CIA que pretende recoger información que ayude a desmantelar el vasto imperio criminal de Sloan y sus iguales. La propia Sydney pasará a trabajar para la CIA en un peligroso juego doble que la pondrá en más de una ocasión al borde de la muerte, que acarreará desgracias sin cuento para su familia, compañeros y amigos y que exigirá de ella el máximo de sus capacidades simplemente para sobrevivir y mantener su/s tapadera/s. Afortunadamente en la CIA contará con el apoyo de los agentes Michael Vaughn (Michael Vartan) y Eric Weiss (Greg Grunberg) para lograr salir con éxito de las situaciones más peliagudas.


Esto que han leído ustedes no es más que el planteamiento de los primeros episodios de la serie, y la cosa dura cinco temporadas (105 episodios), aunque hay un hilo conductor para toda la serie, y este es Milo Rambaldi. Genio inventor, visionario y profeta que vivió en la Italia del siglo XV, Rambaldi avanzó conceptos tan importantes como la transmisión digital de información, los superconductores o la manipulación genética. Igualmente realizó una serie de ominosas predicciones que avanzaban un armageddon del que aparentemente Sydney Bristow sería la responsable. La obsesión de Sloan por la figura de Rambaldi y por desentrañar los misterios ocultos en sus artefactos y en sus teorías serán determinantes para La Alianza y posteriormente El Pacto, e implicarán a otros agentes libres con sus propios intereses como Julian Sark (David Anders), mercenario letal y refinado con el que los Bristow cruzarán sus caminos en más de una ocasión, Irina Derevko (Lena Olin), espía rusa con contactos en medio mundo y una determinación equivalente a la de Sloan, némesis absoluta de Syd y Jack o la no menos peligrosa Anna Espinosa (Gina Torres), para la cual destruir a Sydney Bristow se tornará en más que una obsesión.

La serie fue parida por J.J. Abrams mientras desarrollaba el culebrón romántico ambiantado en el mundillo universitario Felicity, para el que se planteó hacer trabajar a la protagonista durante un verano para la CIA y luego devolverla a su vida "normal" como si nada hubiera pasado. Partiendo de ese planteamiento, en Alias encontramos dos planos que si bien en la primera temporada están muy diferenciados, el personal y el laboral, conforme avanza la serie esas fronteras se van diluyendo y los camaradas pasan a ser amigos y los amigos agentes. A las preocupaciones sentimentales de una mujer joven y emancipada, con sus inseguridades y sus desilusiones, se solapan los peligros inherentes a la vida de una espía de película, con misiones de infiltración, de extracción, de búsqueda, con las desconfianzas propias de un mundo en que las traiciones y los engaños están a la orden del día y en que la vida de un agente vale menos que la bala empleada para matarlo. A lo largo de los cinco años que duró la serie los cambios son tantos y tan repentinos que en tan solo un capítulo el status de un personaje o de un grupo completo de ellos podía variar totalmente pasando de amigo a traidor o de enemigo encarnizado a aliado circunstancial en un momento, volviendo la serie del revés por completo y manteniendo al espectador en un carrusel de desconfianza y tensión perpetua que sólo con el final definitivo de la serie se mitigó por completo.


Igualmente, la estructura folletinesca seguida a nivel argumental (un culebrón familiar y sentimental en toda regla) se plasmó en una estructura que hacía del cliffhanger final de cada capítulo un motivo más para enganchar a la audiencia, aunque se optó por abandonar esa estructura dejando la trama de cada episodio más o menos cerrada y así reservar los continuará explosivos para el final de cada temporada. En concreto, los finales de la tercera y cuarta temporadas son absolutamente espectaculares, sobretodo el de esta última, en el que tras un doble capítulo de infarto repleto de zombis/contagiados y amenazas apocalípticas con petición de matrimonio incluida era rematado con un cliffhanger de juzgado de guardia en el que continente y contenido contribuían a que el espectador -en este caso un servidor- se quedara con una cara de bobotonto de antología. Además la serie hace abundante uso de flashbacks que permiten manipular todavía más al sufrido seguidor de Alias, y un esquema repetido es comenzar por el momento de máximo peligro para sus protagonistas y volver a un "X horas antes" para narrar los hechos desde el comienzo. Lo cierto es que todo esto le permitiría a Abrams depurar una estructura dramática que emplearía no sólo en la serie Perdidos, siguiente proyecto de este productor con olfato y talento indiscutibles, sino que también sería el planteamiento de Misión Imposible III de la que fue director.


Giros argumentales, relaciones sentimentales, acción a raudales... En Alias el aburrimiento no tiene cabida, pero aún hay tres ganchos más, tres elementos dirigidos a audiencias en principio opuestas pero a la postre -como ha sido mi caso- complementarias. En primer lugar, el juego de disfraces y tapaderas sensualmente -o sexualmente en algunos casos- sugerentes que Sydney empleaba para llevar a cabo las diferentes misiones. Contundentes armas de mujer que llegan a un sorprendente e irónico culmen en la quinta temporada cuando una embarazadísima Sydney Bristow tendrá que llevar a cabo misiones de campo en las que la tapadera vendrá impuesta por la condición de la agente -y de la actriz, ya que una circunstancia que en muchas otras series habría supuesto el retraso de la temporada final aquí se integró plenamente en la trama ofreciendo momentos divertidos, intensos y emotivos-. A lo largo de los más de cien capítulos la protagonista lucirá peinados diferentes, tantos como disfraces o identidades distintas se verá obligada a asumir, demostrando casi siempre que los hombres son débiles juguetes en sus manos. En segundo lugar, el público ávido de argumentos esotéricos queda atrapado por las profecías ominosas de Rambaldi, por las sociedades secretas que buscan dominar o destruir el mundo basándose en artefactos y pociones con más de 500 años de antigüedad, con la existencia de conspiraciones ocultas a lo largo de siglos que finalmente acaban por salir a la luz pública. Estos elementos conforman un mcguffind de fondo que permite mil y una vueltas argumentales y a la postre tampoco importa tanto. Lo que apasiona no es tanto la meta como la búsqueda emprendida por sus seguidores y la personalidad de los mismos, con Sloan y Derevko como sus máximos representantes. Y el tercer factor es el que permite enganchar a un amplio espectro de espectadores: el desarrollo de un amplio plantel de personajes atractivos. Sin la empatía necesaria que permita conectar con alguno de ellos una serie no puede sobrevivir, y resulta prácticamente imposible no sentir alguna clase de simpatía por varios de los personajes que pululan por esta serie, llegando hasta el extremo de que incluso los más maquiavélicos, implacables o repulsivos pueden llegar a resultarnos cercanos o podemos ver en sus motivaciones una explicación comprensible para mitigar el resultado final de sus actos. Por encima de todos ellos, y créanme que Tippin, Dixon, Vaughn, Marshall o incluso alguien tan mezquino como Sark ya justifican por sí mismos el visionado de la serie, hay un personaje espectacular al que el devenir de la serie mima de modo especial y que tanto por evolución como por momentos puntuales a lo largo de los 105 capítulos de Alias resulta especialmente memorable. Me refiero a Jack Bristow, agente de absoluta resolución y habilidades extraordinarias tanto para la planificación como la ejecución de las más delicadas operaciones, bestia parda en el combate cuerpo a cuerpo y en la tolerancia al dolor y a las más variadas formas de tortura, y por encima de todo, padre devoto y abnegado. Lo que Jack es capaz de llegar a hacer por salvaguardar la integridad física y mental de su hija se resume en la siguiente expresión: lo que haga falta. Personalmente lo considero uno de mis personajes de ficción catódica favoritos, y a modo de curiosidad decir que fue elegido, en una de esas listas chorras a las que son tan aficionados los yanquis, como uno de los mejores padres televisivos de la historia, concretamente en el puesto 29. Así pues, como verán, la serie ofrece múltiples razones para que se convierta en la predilecta de adolescentes ávidos de ver mujeres sensuales, espectadores en busca de relaciones sentimentales apasionadas, seguidores de Expediente X con ganas de más conspiraciones y elementos fantásticos o aficionados a las series de espías.


Esta serie fue muy maltratada en su primera emisión televisiva en España, y los cambios de parrilla hicieron que la audiencia se despistara por completo. Afortunadamente su recuperación por los canales digitales, y sobretodo su edición en DVD ha permitido que muchos disfrutáramos de una serie cerrada en el 2006, adictiva y apasionante. Han sido cinco años de serie condensados en cuatro de paulatino visionado doméstico, y el pasado lunes finalizaba un viaje que ha sido largo, intenso, repleto de emociones y sorpresas y culminado con una explosiva traca final que, una vez más, coloca a Jack Bristow como un personaje capaz de todo por salvar a su hija y por extensión al mundo de las maquinaciones de Rambaldi y sus fieles seguidores. Ahora, a ver cómo rematan Battlestar Galactica sus responsables y a esperar tres añitos a que Perdidos llegue a su fin y comprobar si J.J. ABrams es capaz de ofrecer una explicación satisfactoria para todos los embolados en los que se está metiendo la serie. Para entonces espero que ya podré desengancharme de esa droga dura, acaparadora de tiempo en la que se han convertido muchas series de televisión actuales.

9 comentarios:

Vernie dijo...

No me puedo creer que todavía no hayas hecho el post de Speed Racer.
Esa peli se merece un Blog para ella sola!!

Que digo un Blog, SE MERECE INTERNET ENTERITO PARA ELLA SOLA!!!

Y no le has dedicado ni una mísera entrada todavía...

Plissken dijo...

Vernie, todo se andará. Aún estoy recuperando neuronas y retina, pero por lo pronto ya la he recomendado entre los compañeros de trabajo, arriesgándome a los enarcamientos de ceja a los que soy tan propenso últimamente. Estoy de acuerdo con lo del blog, así que ANÍMATE, golfo ;D

BELDARIN dijo...

Amigo Plissken como disfrute cada capitulo de esta serie. Iba todas la noches de los martes a casa de mi tia a ver como sidney se libraba del Sd6 o como hacia de doble agente. Era increible. Un serion disfrute de cada una de sus temporadas luego la pasaron a internet y me la fui bajando poco a poco es la mejor serie que vi durante esa epoca hasta que empezo perdidos y heroes yo era un amante de alias y jenifer garrrrrnerrr.
Genial serie de espias y unos malos que daban vertigo. J.J.Abrams un maestro.

Por cierto veo que esta post lleva uno de los modelitos de espia. Pero cada episodio era un modelito de espia que se te caia la baba. Bueno una serie muy buena segun mi opinion.

Plissken dijo...

Crack, esta serie es adictiva como pocas, y tiene tanta variedad que uno puede centrarse en los modelazos de Sydney, en la conspiración Rambaldi o en los mimitos de las diversas parejas. De tres en tres hemos visto los capítulos, ¡no le digo más!

BELDARIN dijo...

Vaya frenesi. Por lo menos habra visto el elenco de extras o apariciones estelares. Como tarantino, IZAN HANK, Fay Danawey

JON OSTERMAN dijo...

Me acerque a esta serie por recomendación de un amigo, y no sali defraudado.
Espías, conspiraciones, sociedades secretas, acción a raudales y un monton de personajes muy bien dibujados, con pasado incluido, que hace que sea de las más adictivas del siglo XXI (hasta la llegada de Perdidos).
Y yo sin dedicarle ningún post.

Plissken dijo...

Jajaja, por lo que veo hemos sido muchos los yonquis de Alias ;D

Beldarín, quería hacer una lista igualmente con esos cameos que tanta vida aportaban a la serie, pero te me has adelantado, así como de otros actores como Amy Irving (la que fuera mujer de Spielberg), Balthasar Getty como el agente reclutado para la última temporada, Élodie Bouchez, Terry O'quinn (antes de enfundarse la cicatriz de Locke, momento en el cual pasa a convertirse directamente en el AMO), Sonia Braga, Angela Basset, Isabella Rossellini (caramba con las hermanas Derevko, jejeje), Richard Roundtree, Justin Theroux, Peter Berg... Vamos, un auténtico repaso a lo mejor del cine y la tele. Especial gracia me hizo ver a Angus Scrimm como especialista en análisis de agentes del SD6, el acojonante Hombre Alto de la saga Phantasma.

Plissken dijo...

Jon, me pasó lo mismo. Dos amiguetes me la recomendaron muy mucho, y uno de ellos me estuvo poniendo por las nubes el final de la cuarta temporada durante meses. Joer, qué razón tenía. No me he quedado tan turulato como con ese corte en mucho tiempo, y eso que Lost o Galactica han puesto el listón por las nubes en cuanto a fuegos artificiales que dejen enganchada a la audiencia. ¡¡Viva el folletín!!

Y nada, anímese con el post ;D

珊珊李 dijo...

大月映莊園,定風波,佳佳民宿,沙古拉民宿,太魯閣,花蓮,桂林民宿,無名小築,和風民宿,桔園,曼特寧,泰德民宿,幸福,農園,河堤雅舍,海之戀,山緹庭園民宿,方翊民宿,休閒民宿,民宿,景觀民宿,民宿,渡假民宿,有間客棧,花弄房,山郡民宿,四季,樂以居,法洛米,雅爾富之家,吉昌之家,花園民宿,外出小窩,休閒民宿,民宿,拾穗田園,羊兒煙囪,庭園民宿,峇里戀人,田園民宿,真善美民宿,曉雨浪漫館,立群花園民宿,田園民宿,湘緣小築,渡假套房,仁光民宿,梅蘭民宿,福居民宿,洄瀾灣,水庭,漁夫民宿,渡假花園,花園民宿,山之谷民宿,羽庭居民宿,峇里情人,水月花都,香格里拉,休閒民宿,麻吉的家,晴光,貓頭鷹,松木居民宿,庭園民宿,築園民宿,居亭民宿,雅馨民宿,站前9號,春夏秋冬

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...