martes, julio 15, 2008

The Blues Brothers Band en Valencia: Otra noche inolvidable

El pasado viernes se celebraba en Valencia, en el marco de la feria de julio y en el seno de los Jardines de Viveros, el penúltimo concierto de la Blues Brothers Band en la que ha sido su gira española con más actuaciones de los últimos años (Bilbao, Madrid, Jaen y Mataró también han podido disfrutar con su espectáculo este año). Este tour estival ha venido marcado por un importante cambio en el seno de la banda, como ya señalé hace un tiempo, y es que su cantante durante los últimos años, Rob Paparozzi, cedía el testigo al vocalista Johnny Rosch. Yo me estaba haciendo el loco. Hemos tenido la fortuna de ver a La Banda en tres ocasiones, y todos y cada uno de esos conciertos fueron especiales por un motivo u otro. Aún así me resistía a meter un viaje más en unas fechas muy delicadas para nosotros. Lo que un asistente al BBK live definió el concierto de la Blues Brothers Band como "verbena" era para el crítico del diario El País Fernando Martín una "fiesta ideal". Eso me calentó definitivamente, y cual poseso montamos un viaje logísticamente envidiable, con hotel al lado de la estación de autobuses y relativamente cerca de los Jardines de Viveros. Teníamos la maleta preparada, el cuerpo golfo, la petaca llena, era de noche, llevábamos sombreros y corbatas negros y gafas de sol. Y empezó la fiesta.

Rosch a la armónica y el incombustible Steve "Colonel" Cropper arrancando puro blues de su guitarra

Y digo fiesta porque los Blues Brothers siempre han sido eso, diversión, entretenimiento y música a partes iguales. Ya desde sus comienzos en el programa de humor y actuaciones musicales en directo Saturday Night Live la intención de Aykroy, Belushi y el compacto grupo de músicos que les acompañaban era meridianamente clara: divertir a la audiencia con un número que aunaba el golferío de dos timadores de medio pelo con algunas de las mejores composiciones de músicos como Junior Wells, Wilson Pickett o Sam Cooke. Es de agradecer por tanto que en los conciertos de la banda, en que se interpretan temas míticos como Soul Man, Knock on wood, Can't turn you loose, Minnie The Moocher o Everybody need somebody to love, se haga lo posible por mantener ese espíritu de diversión y complicidad con el público, de fiesta musical que poco tiene que ver con una verbena y sí mucho con un sentido homenaje a un estilo de música -y de vida, dejémoslo claro, de carretera y manta y conciertos a cascoporro, de sudor y de entrega- que sus integrantes han practicado y amado durante décadas. Miss Sparks y un servidor somos fans entregados a la causa desde el primer momento, pero es digno de ver como este grupo formado por ilustres cincuentones -ejem, y alguno con algo más de edad- consigue contagiar su entusiasmo y su amor por el soul a toda clase de públicos y a gente de todas las edades.


Cropper y Rosch en el homenaje a John Belushi que en cada concierto supone interpretar Shot Gun Blues.

Pero centrémonos en el concierto. Este año las novedades han sido dos, y ambas toda una grata sorpresa. La primera fue el cambio en la sección de viento, ya que Blue Lou Marini no vino como saxo tenor, como nos tenía acostumbrados. Para compensar, Tom "Bones" Malone sí giró con la Banda dando con su trombón muestras de una forma envidiable y acompañando al siempre grande Alan "Fabulous" Rubin a la trompeta. La otra novedad era la llegada de un nuevo cantante, Johnny Rosch. Lo cierto es que este caballero ponía encima del escenario el mismo sentimiento y garra que Paparozzi y le añadía un extra de escenificación e interactuación con el público. En Madrid saltó desde el escenario hasta donde la gente se meneaba como loca (video al canto) y en Valencia dio un recital: empleó el mítico maletín esposado a la muñeca con la armónica dentro, tocó la misma entre el público en una canción, escenificó con el gran Eddie Floy una pelea de boxeo e incluso llegó a subir a una niña al escenario para bailar la única canción lenta que tocó la banda. La noche era perfecta en lo musical, los músicos estaban dándolo todo en el escenario y la gente estaba entregada coreando las canciones y bailando en el recinto de Viveros. ¿Podía mejorar la noche?

Udel, Cropper, Finkelstein, Tropea, Rosch, Malone y Rubin. La Banda, LA BANDA, LA BAAAANDAAAAAAAAAA.

Llega el momento de la traca final y Eddie Floyd, todo un showman con unos añitos en esto de las actuaciones en directo, decide meterse al público en el bolsillo y de paso recompensar a esos fans con pinta de psicóticos peligrosos que desde la primera fila, y amaparados en el anonimato de la multitud llevaban bailando frenéticamente toda la noche aún a riesgo de perder sus sombreros y sus gafas de sol. Así que en primera instancia nos dejaron pasar a la zona acotada entre escenario y vallas de contención para bailar la canción lenta y -a instancias de ese picarón de Eddie- regalar a Valencia la desagradable estampa de un beso entre Sparks y Plissken. Por cierto, las gafas y sombrero que luce Floyd durante esa canción son mías, y esta es, no miento, la tercera ocasión en que el caballero se pone mis Ray-Ban marrones. Arrancan los sones de Soul Man y un caballero de la organización nos indica de dejemos de bailar a lo loco que estamos levantando cierta polvareda -literal-. Nos indica que nos acerquemos al lateral. Ha sido una pasada, vergonzosa y bordeando el ridículo, pero una pasada. Cuando creemos que nos va a acompañar hasta las vallas de pista, el buen hombre nos señala la rampa de acceso al escenario y nos señala como diciendo "Ala, a montarla, Blues Brothers"...

9 comentarios:

eurovalencia dijo...

Hola, Mr. Plissken.

En efecto, fue un concierto inolvidable e incluso superior al que también presencié el año pasado en Castellón. Increíble, qué pasada.

Me alegra saber que te ha gustado el vídeo que subí y en el que se os ve a los dos en pleno éxtasis junto a Eddie Floyd, Johnny Rosch y el resto de esta magnífica banda, única en el mundo, The Original Blues Brothers Band. Ya os vi nada más entrar en el recinto de Viveros, en ese momento érais vosotros los únicos apostados ya junto a la valla del escenario, perfectamente ataviados para la ocasión. Os merecísteis de sobra el premio final de subir al escenario a bailar con la banda. No hicísteis en ningún momento el ridículo, al contrario, fue uno de los momentos más emotivos del concierto, no sólo para vosotros dos.

Un fuerte abrazo. Y encantado de haberte sido de alguna utilidad.

eurovalencia dijo...

Por cierto, al final el concierto de Valencia fue el último de la gira, pues el de Mataró del sábado se suspendió por una tromba de agua sin posibilidad de otras fecha, ya que la banda tenía previsto marchar a EEUU nada más acabar el concierto de Mataró. Mala suerte para los que se esperaron a la última fecha para verlos en directo, una verdadera lástima. Se perdieron algo muy grande, de verdad.

Plissken dijo...

EuroValencia, caballero, mi más eterno agradecimiento ya que sin esos videos no habríamos tenido un recuerdo tan gráfico del evento. Como tú ya los habíamos visto en otras ocasiones, y la verdad es que el huracán Rosch ha insuflado un montón de energía y ganas en la banda, aunque no sé si alguno de sus componentes estará para muchos trotes. A Alan Rubin lo noté un tanto cansado, y el pobre saxofonista tocó alguna de sus últimas canciones sentado en un lado del escenario. Y la verdad es que me queda un poco de vergüenza en el cuerpo, pero entre los aplausos del público que fue muy generoso, y la amabilidad con que nos condujeron y extrajeron del escenario, estábamos como en una nube. Cuatro conciertos y contando. Para mí sería un sueño poder verlos en mi ciudad y compartir con amigos y conciudadanos una experiencia como esta. Como dices, es una pena que en Mataró se los perdieran el sábado -no sabía nada de la tromba de agua, estaba desconectado completamente ;D-, pero a buen seguro que el año que viene volvemos a tener la oportunidad de disfrutar con ellos en una u otra de las ciudades o festivales que decidan contratarlos. ¡¡¡Dioosss, qué noche!!!

eurovalencia dijo...

Jajajajaja. Sí, me hizo gracia el pobre de Jimmy Biggins, que por momentos parecía quedarse sobado en la silla, pero recuperaba la consciencia justo cuando le tocaba tocar, para volver otra vez al reino de Morfeo, jajajaja.

¿Viniste a Valencia desde muy lejos?

P.D: mira el buzón de mensajes de youtube, que igual te llevas un regalo extra ;-)

Plissken dijo...

¡Pobre Jimmy! Nos acercamos desde Elche, y la verdad, miedo me da, porque no había ido nunca y este año es el tercer evento musical al que acudimos, y la hemos visto muy accesible, así que sin duda no será el último ;D

Correos contestados, por cierto ;D

eurovalencia dijo...

Y otra cosa, sólo quienes estuvimos allá sabemos la heroicidad que supuso permanecer todo el concierto con la corbata apretada y el sombrero puesto, con el bochorno y la humedad que hacía esa noche en el Cap i Casal. Si yo, que soy friolero que te cagas, me tuve que desabrochar todos los botones de la camisa al principio del concierto y aún dejé un charco de sudor en la plaza que casi inauguro otro estanque para los patos...

Menudos héroes son estos dos!!!

BELDARIN dijo...

Veo por el viedo amigo pllisken que viste la luz y que fue espectacular el concierto. Pudiste reunir a la banda y envidia por que pudisteis haceros con el escenario a nosotros no nos dejaron subir. Pero bueno veo que fue un gran concierto. Granujas a todo ritmo.

Plissken dijo...

Caballero Beldarín, también tuvo usted la suerte de verlos en directo, pero creo que a La Banda le sienta mejor un concierto en solitario antes que formar parte de un festival como el BBK live en el que hay que dejar el escenario a tiempo para otros grupos y la organización es muy estricta. Sin ir más lejos, la que liaron en Madrid también fue gorda ;D
El año que viene más y mejor, Blues Beldarín Brother ;D

Plissken dijo...

Eurovalencia, le contesto con un poco de retraso porque ya sabe dónde hemos andado estos días. Lo del calor se llevaba gracias a unos limoncitos granizados "a la rusa" que entraban de lujo en la noche de Valencia, aunque eso sí, acabamos empapados en sudor hasta las cejas ;D Como diría Makinavaja, "mil veses que nasiera, mil veses que lo volvería haser".

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...