miércoles, mayo 26, 2010

Sketch-busters CXLVII: Cels Piñol (II)

Prosigo recuperando del baúl de los recuerdos saloneros algunos de mis primeros sketchs. La verdad es que esto de recordar a Cel Piñol y de publicar dibujos con un alto valor sentimental ha hecho que recuerde otro que aparecerá por aquí la semana pasada y que de paso me servirá para hablar de la obra de su autor, obra que en su momento me provocó unas cuantas sanísimas y sonoras carcajadas. Pero vamos al meollo del asunto. Un dibujo de Cels Piñol supone cinco minutos de charla con uno de los tipos más simpáticos y más accesibles del mundillo, con uno de los nuestros en todos los sentidos que ha mamado los mismos tebeos, libros, películas y videojuegos y que los ha disfrutado de la misma manera en la que tú, querido fan de todo lo que huele a cultura popular, lo habrías hecho. Pero esos cinco minutos deben venir precedidos de una cola de sus buenos par de horitas rodeados de entusiastas adolescentes la mayoría de las veces atrezados con vistosos y voluntariosos disfraces y una expansiva, ruidosa, alegre -y demonios, por qué no decirlo- envidiable actitud que demuestra lo bien que se lo están pasando. Una sesión de firmas de Cels Piñol es lo más cercano a una celebración de lo friki que se podía encontrar en el Salón -en cualquier Salón- al margen de las actividades programadas, y, para ser honestos, fue una cita obligada de nuestros... ¿dos? ¿tres? primeros salones de Barcelona. Cuando yo tuve la suerte de llegar a estrechar la mano de Cels y pedirle mi dibujillo de turno tenía la elección más clara y más meridiana quizá de todas las que he tenido que tomar en ese tipo de situaciones. Yupikaillí!!!!!

2 comentarios:

Yota dijo...

Pues tengo que decir que me encanta, estos primeros sketches que se consiguen, siempre se guardan con un recuerdo muy grato.

Yo llevo poco tiempo comparado con muchos de los que por aquí se pasan, pero cuando veo mi primer pacheco, o Bayarri, o recuerdo aquella supergirl de Cassaday que se perdió en una mudanza....

Plissken dijo...

El caso es que con los años ya ni me he planteado lo de volver a hacer cola a Cels, pero coñe, lo merece y mucho. Pocos como él nos han entendido a los fans fatales/letales/con nata ;D

Por cierto, que cada vez que me acuerdo lo de tu Cassaday perdido se me ponen los pelos como escarpias. Inolvidable para mí aquella sesión en el museo del Ferrocarril...

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...