martes, noviembre 13, 2012

Batman Tierra Uno: Parece igual pero no es lo mismo

Bruce es un muchacho que vive una cómoda existencia dentro de la acomodada familia Wayne, formada por el candidato a la alcaldía -y doctor- Thomas Wayne y por su directora de campaña y esposa, Martha Arkham-Wayne. Dada la dureza de la campaña y las amenazas sufridas por el matrimonio, provenientes del entorno del alcalda candidato a la reelección, Oswald Cobblepot, Thomas decide recurrir a un viejo amigo, miembro de la marina británica y con excelentes habilidades en combate, para que dirija su equipo de seguridad. Antes de que Alfred ocupe su nuevo puesto la familia decide ir al cine, donde un apagón más que oportuno y la caprichosa obcecación de Bruce llevan a la familia a un callejón donde se produce la tragedia. Un ladrón asesina a Thomas y Martha frente a los ojos de su hijo, huérfano en lo que tarda en romperse un collar de perlas. Desolado, el muchacho es confiado a la tutoría legal de Alfred, y los años pasan.


El dolor y la rabia contenidos en el joven Bruce Wayne van tomando forma mediante sus idas y venidas por la mansión Wayne -donde es asustado por murciélagos, queda obsesionado por una armadura samurai- y por la presunta trágica herencia de la familia materna, los Arkham, sobre los que recae una tara de muerte y locura a través de las generaciones. Con el entrenamiento de Alfred en cuestión de combate, y la ayuda del joven diseñador Lucius Fox a la hora de pertrecharse en temas de herramientas de evasión, Bruce va montando poco a poco una identidad paralela, oscura y aterradora, que le servirá para desenmascarar al verdadero asesino de sus padres y llevar algo de justicia a Gotham, una ciudad corrompida hasta la médula.


En el otro lado del espejo, y dentro de un departamento de policía ineficaz y abandonado al soborno y a la dejadez, se produce la llegada de un policía estrella, el apuesto y entregado Harvey Bullock, que busca regresar al estrellato televisivo con alguna hazaña policial. Junto a James Gordon, Bullock pronto descubrirá qué les sucede en Gotham a los policías honestos y porqué una prudente apatía y ceguera ante los asuntos criminales en los que el alcalde podría estar implicado resultan plenamente justificadas y aconsejables. La súbita aparición del justiciero enmascarado conocido como Batman, la investigación de este y de Bullock sobre los asesinatos Wayne, la prudencia criminal del alcalde Cobblepot y la irrupción de un brutal y aterrador sicario conocido como Birthday Boy pondrán la ciudad al borde del abismo, un abismo de muerte y caos del que sólo el Hombre Murciélago podrá intentar alejarla.


Batman: Tierra Uno es una novela gráfica publicada hace apenas unos meses, con guión de Geoff Johns y dibujo de Gary Frank, tándem creativo que tan excelentes resultados cosechara en anteriores colaboraciones, como su etapa en la colección de Superman (con sagas tan memorables como las de la Legión de Super-Héroes o Brainiac). Siguiendo la estela de Superman: Tierra Uno (Straczinsky y Davis), lo que la editorial pretende con esta linea editorial es volver a contar el origen de algunos de sus personajes más reconocibles pero en una nueva continuidad alejada del Universo DC tradicional, y dado que en el clásico Tierra Uno era aquella lo más parecida posible a lo que podríamos llamar mundo real, se opta por un enfoque más contemporáneo y realista. Podríamos hablar de un concepto a medio camino entre la ultimatización de un año uno o el reinicio de la linea argumental de un personaje, que ofrece un comienzo desde cero de una historia tan establecida y conocida por todos como es el origen de Batman.


Contando con un equipo creativo de lujo, de lo mejorcito que puede ofrecer la actual DC, nos encontramos con una historia muy coral, en la que el protagonismo se reparte entre Bruce y Alfred por un lado como motores de la historia -que no deja de ser un largo flashback inserto en la trama presente de crimen y corrupción en Gotham- y en Gordon y Bullock como testigos y parte del surgimiento de un vigilante enmascarado en su ciudad y de su primer gran aparición ante el público criminal y general. Resulta curioso el protagonismo de ese gran secundario, que gozó de cierto aprovechamiento en los 90, y tanto es así que una parte del tebeo podría ser considerada una suerte de Harvey Bullock Año Uno en la que se nos narra el descenso a los infiernos de un policía honesto y algo particular, sobre el que revolotea la sombra del personaje interpretado por Kevin Spacey en L.A. Confidential, y que culmina con una última viñeta a toda página que no deja de resultar estremecedora para aquellos que conocen la evolución de Bullock.


Pero junto a los anteriormente citados nos encontramos a otros muchos secundarios habituales del universo del Hombre Murciélago como Jessica y Harvey Dent, el alcalde Cobblepot, Barbara Gordon o Lucius Fox, que salpican la narración de personajes reconocibles con un trasfondo similar pero no necesariamente idéntico que el que ocupan en el UDC tradicional. Resulta muy de agradecer que en el campo contrario Johns haya optado por obviar las némesis tradicionales del personaje y haya preferido por un lado presentar una versión realista y menos grotesca del Pingüino al tiempo que crea un contrincante físico de altura -grotesco y psicótico a partes iguales, el Chico Cumpleaños no tiene nada que envidiar a cualquier enfermo ingresado en el asilo Arkham-. Sí que aprecio una cierta influencia del Batman de Cristopher Nolan en esta reinterpretación, con una violencia física seca y brutal y un uso mínimo de gadgets o artilugios, así como a la hora de presentar un mundo criminal menos colorido que el que nos muestran los tebeos y sí un terreno dominado por la corrupción política y criminal como muestra la última trilogía cinematográfica.


No es el mejor tebeo de Batman que he leído nunca pero sí el mejor que he leído este año, a falta de hincarle el diente a la versión de Snyder y Capullo, con una visión que a pesar de las novedades no deja de ser respetuosa con el origen del personaje y ofrece un entretenimiento de primer orden a nivel gráfico y literario. Batman: Tierra Uno ha repetido el éxito de crítica y público que cosechara su antecesor kriptoniano, y ambos personajes preparan ya un volumen dos en el que desarrollar sus aventuras en dicho universo. Y por si fuera poco hay en preparación otros con Wonder Woman o Nightwing de protagonistas, con lo que, por el momento, y afortunadamente, tenemos Tierra Uno y buenos tebeos para rato.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...