sábado, noviembre 17, 2012

Sketch-busters CCXII: Gary Frank (y III)

Siempre he dicho que gran parte de esto la tuvo Unicomic en general, y Gary Frank en particular. El saloneo, el buen rollo con otros aficionados, el descubrir que había un coleccionismo de dibujos o de arte original, todo comenzó en aquella tarde de marzo de finales del siglo XX en la Universidad de Alicante. Pero la mayor parte de culpa la tuvo aquel dibujante inglés, seriote a la hora de hablar de su trabajo y afable a la hora de tratar con el aficionado. Novato en estas lides ocupé uno de los últimos puestos de la cola y de milagro sí obtuve uno de los últimos dibujos que realizó aquel día, este Batman a lápiz que fue mi primer sketch de colección y que despertó en mí la devoción por esa clase de contacto, por esa cercanía con los autores que adoras sobre el papel y la posibilidad de conseguir una muestra única de su talento dedicada en exclusiva para cada aficionado. Han pasado más de doce años de aquella tarde y aún la recuerdo con cariño cada vez que leo un nuevo tebeo de Gary, un dibujante que ha mejorado con los años hasta lograr un nivel de calidad en cada nuevo trabajo tan espectacular en lo visual como deslumbrante en lo narrativo, y ello a pesar de todos aquellos que lo siguen considerando un dibujante estático. Sin ir más lejos, la secuencia de tres páginas de Batman Tierra Uno en el tejado de la comisaría me parecen un prodigio de storytelling que demuestran el nivel de Frank y lo mucho que ha pulido su estilo desde los tiempos de Hulk o Supergirl. Dado que recientemente disfrutaba de su último trabajo y lo compartía con todos vosotros en la reciente reseña de ese origen de un Batman más realista que al que estamos acostumbrados en el UDC tradicional, me ha parecido oportuno recuperar este dibujillo conseguido en las Jornadas de Avilés del año 2005, en el que Gary Frank hacía un estupendo retrato de Laurel, el personaje femenino protagonista de esa pequeña gran serie de genero fantaterrorífico que fue Midnight Nation, y en la que Frank ilustró los trascendentales guiones de Straczinsky para acompañar a sus personajes en un paseo por la vida, la muerte, los mundos intermedios, la redención y el perdón. Pero quizá de esa serie y de la segunda parte de aquel Avilés inolvidable debería hablarles otro día.




LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...