jueves, marzo 22, 2007

Los gatos de la Alhambra

En nuestro paseo por la Alhambra, a la maravillosa arquitectura árabe y al incomparable paraje natural que domina la construcción ( con unas vistas impresionantes al Albahicín y al Sacromonte) se le unió la compañía a lo largo de la visita de una colonia gatuna que, ajena al ir y venir de turistas y a los flashes de las cámaras digitales, paseaban por el palacio nazarí como Boabdil por su casa. Entre el copioso reportaje de arcos de herradura, fuentes, jardines y estancias palaciegas se colaron unas cuantas instantáneas de los mininos, algunos de ellos tímidos, otros pedigüeños, y los más, necesitados de una caricia y un poco de cariño.

He demorado un poco el "reportaje", pero aquí lo tienen finalmente. Con la subida de los sketchs granadinos ya cubro la deuda bloguera con un fin de semana intenso e inolvidable en muchos sentidos. Por mucho que Paul no se cuente entre esos agradables recuerdos.





(Este último -aunque no sea un gato de carne y hueso- es una veleta situada en una de las casas de la Plaza Nueva. Me hizo tanta gracia que no me resistí a retratarla dentro de la serie de fotografías frikis denominada "La presencia del Gato en la geografía urbana actual", Tesis doctoral que algún día presentaré en la Escuela Jedi de Entrenamiento Felino.)

6 comentarios:

Juan Rojas dijo...

Pedazo de gato el tenia en la falda, hambre no pasan con los turistas.

Adri dijo...

No lo entiendo, si las tapas son gratis en Granada como es que hay tantos gatos?

Plissken dijo...

Juan:

La verdad es que no vi a muchos turistas dándoles comida. Eso sí, a última hora llegó una mujer con botes de comida que iba repartiendo por allí, que viene a ser lo mismo que hacemos nosotros en el campus de la Universidad de Alicante.

Plissken dijo...

Adri:

Ya me parecía extraño lo de las albóndigas con cascábel, pero lo que debiera haberme hecho sospechar es el chip que encontré en la carne en salsa con el nombre Micifuz escrito en él ;)

milo dijo...

¡¡Que hace Leti con un Tigre!!
¡¡¡Que la va a comer!!!

Plissken dijo...

Pues ya ve, mimitos. Es ver un gato y salirle la vena Rodríguez de la Fuente.

Y pensar que hasta hace poco los gatos eran para mí seres ingratos, ariscos y agresivos... ¡Cuánto daño ha hecho al imaginario colectivo La dama y el Vagabundo!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...