lunes, noviembre 15, 2010

Cándido lunes

O como diría el diccionario de la Academia, lunes sencillo, sin doblez alguna a la hora de afirmar un pequeño poso de tristeza. Este fin de semana hemos vivido una gran pérdida que deja huérfano el país de talento, de lucidez, de mordacidad, de ironía, de optimismo, de alegría, de sensualidad... El pasado sábado fallecía un genio del cine español que con su obra ha narrado la crónica de la segunda mitad del siglo XX de manera aterradoramente lúcida. Se coló en el seno de la industria cinematográfica del régimen y le marcó unos cuantos maravillosos goles por la escuadra sorteando estrecheces de miras y censuras. La hipocresía navideña, la sociedad asfixiante y sin esperanza, el abandono internacional, la desilusión, la picaresca milagrera, la pena de muerte... Obra maestra tras obra maestra que no dejaban títere con cabeza y que pese a recortes, cambios y concesiones mantenían el fondo de un mensaje más vivo que nunca. Y ya en democracia, libre de cortapisas y con la serenidad que proporciona la edad, la experiencia y la libertad, Berlanga nos regaló su trilogía Nacional y La vaquilla (quizá una de las miradas más amargas y terriblemente ciertas del hecho histórico empleando la sal gruesa y la comedia bufa para terminar con una metáfora cruel de cómo entendía una parte de la historia que habían vivido de primera mano, ayudado como siempre por Azcona, su fiel e incondicional guionista). De sus últimas películas, no me gustaría dejar de recordar aquel retrato desencantado y ya abiertamente cínico de los tiempos de corrupción vividos a finales de los 80 en Todos a la cárcel. A buen seguro que de haber podido nos habría ofrecido una segunda entrega repleta de sastres, bigotes, promotores inmobiliarios y demás gente de mal vivir y peor actuar. He querido sumar estas líneas a las de otros amigos y camaradas blogueros (Fran Constantine, FH Navarro o Bruce, entre otros) que igualmente han rendido homenaje y tributo a un verdadero genio del cine, a un maestro del humor, y a un tipo que quiso exprimir la vida hasta el último instante con unas declaraciones absolutamente demoledoras: El dolor me jode, pero morirme me jode más. Descanse usted en paz, maestro...


Como ya les avancé la semana pasada el blog estuvo bajo mínimos, y muy a mi pesar me dediqué más a la clasificación y a la gestión de relatos previos que a la creación de otros nuevos, así que podríamos decir que los objetivos se cumplieron tan sólo parcialmente. Para esta semana espero recuperar un poco más de ritmo de actualización y junto a las secciones de arte original habituales ofrecerles el repaso final a una colección que me ha dejado grato recuerdo pero pésimo sabor de boca y unas líneas para preparar y celebrar como se merece el acontecimiento cinematográfico del próximo viernes, el estreno de la penúltima película que contará con Harry Potter como protagonista. De Berlanga a Potter en una misma entrada....

Les dejo ya para que afronten con ánimo y energías la semana que hoy da comienzo, y lo hago dando paso a un tema del grupo Less than Jake, temazo corto, intenso, eléctrico y que alude a uno de los mayores temores de todo escritor, juntaletras, guionista, poeta, bloguero o escritor de discursos que se precie. Espero que no me falten durante mucho tiempo... Las ideas y ustedes, claro. Sean ustedes buenos y vayan a por ellos antes de que ellos vengan a por ustedes.

Short on ideas
Less than Jake

Have you been feeling down, pushed around
Feeling like everything has been done before
Do I need to understand every word from every man
Or everything from every band
Can I say it's all been done before
Religion, science, similes to metaphors
Can it be that there's nothing new
When there's more ways of looking at the truth
The more things seem to change
The more they just stay the same
But now it's called a different name
Can you say things are new
When you look at magazines
And things you've seen in the news.


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...