miércoles, junio 01, 2011

Garth Marenghi's Dark Place: Los delirios terroríficos del escritor de peseta

Darkplace narra la toda clase de acontecimientos extraños y sobrenaturales que acontecen en el Hospital Darkplace. Situado sobre las mismas puertas del infierno, engendros, monstruos, seres malditos y contagiosas infecciones amenazarán una y otra vez al cuerpo médico y a los pacientes del hospital, que verán peligrar sus mismas vidas y almas. Afortunadamente para ellos, el Hospital Darkplace cuenta entre sus filas con el doctor Rick Dagless (Garth Marenghi), un veterano de guerra que igual opera a corazón abierto que da consejos a un niño gravemente enfermo que dispara con su magnum a todo engendro que se pone a tiro. A su lado se encuentra en todo momento el también doctor Lucien Sanchez (Todd Rivers), "Sanch" para los colegas, de peinado impoluto, maneras de seductor impenitente y tendencia a sacar su automática para desfacer entuertos. Tan particular fuerza de choque médica contra lo sobrenatural cuenta con un tercer miembro, la doctora Liz Asher (Madeleine Wool), una atractiva rubia con poderes psíquicos intermitentes y tendencia a meterse en problemas. Gobernando ese maremagnum infernal con la mejor de sus disposiciones, toda una retahíla de clichés asimilables a los administradores y una inaudita capacidad como héroe de acción nos encontramos a Thornton Reed (Dean Lerner), cuyo paternalismo hacia Dagless, Sanch y Asher es tan firme como su puntería con la escopeta o su pericia en las persecuciones con bicicleta.


Garth Marenghi's Darkplace es la cuidada emisión de una serie de televisión rodada en los años 80 sobre el material escrito, producido, dirigido e interpretado por Garth Marenghi (Matthew Holness), escritor de best sellers de terror, demiurgo de historias horripilantes en el más amplio sentido de la palabra. Además, para completar su labor polifacética en la serie es el propio Marenghi el encargado de sugerir al compositor la banda sonora silbando las melodías del tema principal. La serie, según su creador demasiado revolucionaria para su época, no llegó a emitirse nunca, salvo en Perú. Rodada con suma precariedad de medios bajo la batuta del avispado y todoterreno productor y actor Dean Lerner (Richard Ayoade), que interpreta al administrador del Hospital y presta su garaje como set de rodaje, la serie fue objeto de una recuperación por parte de la cadena. Para ello, contando con los miembros supervivientes del reparto original, cada capítulo cuenta con una introducción de Garth Marenghi y entrevistas tanto a Dean Lerner como a Todd Rivers (Matt Berry) sobre los entresijos de cada una de las historias recuperadas. Sobre el destino de Madeleine Wool (Alice Lowe) todos corren un estúpido velo del que Lerner parece saber algo más. Vista la reposición de los capítulos, uno se pregunta cómo Perú sobrevivió a la emisión original....


Esto es lo que esconde Garth Marenghi's Darkplace, una serie de televisión de culto que constó únicamente de una temporada sobre una serie de culto ficticia surgida de dos espectáculos teatrales premiados con Garth Marenghi como protagonista y la recuperación que de la misma haría la cadena de televisión Channel 4, productora tanto de la serie real como de la presunta serie de los ochenta recuperada en tan peculiar revival. Empleando el formato habitual de esa clase de montajes restaurados, las escenas de la serie Garth Marenghi's Dark Place se alternan con los planos de los actores de la serie siendo entrevistados y comentando la misma. Las actuaciones lamentables y estereotipadas, los fallos de montaje y continuidad, los diálogos absurdamente trascendentes, los estilemas de la serie que se repiten capítulo a capítulo (los paseos en coche -parado, sobre fondo negro y evidentemente movido por alguien para que traquetee-, el atardecer contemplado por Dagless en el tejado tras cada una de las crisis), la absoluta incapacidad de los actores para interpretar su papel no ya con talento, sino simplemente con dignidad, son elementos que contrastan de forma cruel e inmisericorde con los recuerdos y reflexiones de unos actores que hablan sobre Garth Marenghi's Darkplace como si de un cruce entre Shakespeare y el Hammer House of Horror se tratara.


A la ya hilarante de por sí elaboración formal de una serie que en más de un momento parece directamente sacada de la época que retrata, sumamos las desquiciantes historias que tienen lugar en el Hospital Darkplace y que normalmente suelen resolverse entre tiroteos improbables y sin racord, explosiones imposibles, monstruos monstruosamente... monstruosos y referencias a clásicos del fantástico como El Planeta de los simios (Los monos de la ira), La niebla (Niebla escocesa) o El color que cayó del cielo (El aterrador musgo de las Costas de Shuggoth). La premonición de un gato negro sobre sucesos infernales, una epidemia que involucionará a médicos y pacientes, un retoño monstruoso engendrado por un globo ocular gigante que viola a UN paciente, una maldición escocesa que llega con la niebla para solucionar antiguas afrentas, una infección vegetal alienígena imparable que transforma a sus víctimas en broccoli... Garth Marenghi's Darkplace es un lugar oscuro, tenebroso, muy negro, como la imaginación de Marenghi, la piel de Lerner y el humor que Hoalness, Ayoade y Berry transmiten al espectador.


Emitida en el año 2004 la serie no levantó excesivo entusiasmo entre la audiencia, lo que provocó que no se encargara una segunda parte y el proyecto aparentemente quedara ahí. Pero las benditas reposiciones hicieron que la serie fuera ganando seguidores y logrando un estatus de serie de culto ampliamente extendido. Channel 4 ha hecho extensivo a los autores -Ayoade y Holness- su interés por desarrollar una película, y parte de ese éxito diferido fructificó en una nueva serie de seis capítulos que puede ser considerada un spin off directo de Garth Marenghi's Darkplace, que lleva por título Man to man with Dean Lerner. En ella, recreación de un programa de entrevistas, el incapaz Dean Lerner (Ayoade) entrevista a un personaje diferente cada vez, que es interpretado en todos los capítulos por Holness, llegando a recuperar a Garth Marenghi para tan peculiar -y a buen seguro hilarante- cara a cara.


La serie está disponible en esos lugares infectos y malvados que los ministros de cultura y presidentes de consejos de administración quieren eliminar lo antes posible, y es la única forma de poder ver la serie para aquellos que no dominamos la lengua de Shakespeare. Sinceramente, hace ya unos años que alguien me habló de la serie -creo que el señor Langosta- y tras ver la intro y algunas escenas ya la convertí en uno de esos clichés cómicos de culto a los que soy tan aficionado. Conseguí que un médico se hiciera fan fatal de la misma y no ha sido hasta este mismo año que he podido verla íntegra. No es tan divertida como el siguiente proyecto de Ayoade y Berry -del que próximamente también les hablaré-, pero sin duda ofrece momentos de puro delirio televisivo que arrancarán la carcajada del espectador y no dejarán que la sonrisa y el gesto de incredulidad se borren en prácticamente ningún momento. Agárrense fuerte porque están a punto de visitar un lugar muy feo surgido de la mente de un escritor muy malo... Garth Marenghi's Darkplace...



LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...