lunes, junio 06, 2011

Lunes exprimido y expreso

El de hoy ha sido uno de esos lunes de libro, tal cual fue concebido por Jim Davis para su Garfield o cantado por las Bangles en su Manic Monday. Caras de cansancio en el curro, cien cosas que hacer en el mismo poco tiempo que cada día nos da y una agenda que se irá apretando poco a poco conforme se acerque el fin de semana y que esta vez, sí, puede que agote mi batería de poder hasta límites no conocidos por mí. A pesar de todo lo que se avecina, y como el noventa por ciento no sólo es agradable sino que augura buenos momentos en mejor compañía, pues uno no puede dejar de querer afrontarlo con la mejor de las disposiciones y la mayor de las voluntades. Y si además les prometo no faltar a la cita habitual que con ustedes tengo contraída, pues redondearemos otra semanita más que nos acerca al verano, al calor, a las vacaciones... y al calor. Como la semana pasada pude finiquitar la reseña de Garth Marenghi's Dark Place como hacía tiempo pretendía, he dejado la agenda limpia para ese prometido original y para la reseña de la última película del director de cabecera de este blog, que pude visionar recientemente y que ha dejado en mí sensaciones harto encontradas que espero compartir con todos ustedes.

La canción de hoy es una boutade y no lo es, y déjenme que les explique. Nunca he visto -ni veré- una sola edición de OT -extinta gracias al Dios Cátodo-, pero en una de ellas apareció una chiquilla de aspecto frágil, ojazos que devoraban el mundo y una voz portentosa que desgranaba clasicazos personales como Creep o Moonlight Shadow con una clase y un estilazo que muchos querrían para sí. Nunca compré, ni descargué, ni oí entero un disco de Virginia Labuat, quizá por la rabia que me daba la representación que de ella hizo aquel jurado impresentable y showman frustrado de cuyo nombre no quiero acordarme. Para su segundo disco ya no ha contado con el caballero, pero ni lo he comprado, ni lo he oído ni nada de nada... pero sí he podido disfrutar a deshoras del videoclip de la canción que hoy ilustra esta entrada, y que dedico por entero a esos ojos en los que uno podría sumergirse y perderse el tiempo que duren los compases de la canción... El tiempo es ahora señores... Aprovechémoslo.


The time is now
Virginia Labuat

In the twilight of the morning your face I can dream
If I´m singing of the raindrops everything reminds me of you again
and the end shows me wondering just how could I guess you
but I feel that I wouldn´t be with you, my nightmare in the end

Trying to keep cool if you're close to me
searching for you in the faceless crowds
dreading my luck, if you love me not, stop, the time is now.

Trying to keep cool if you're close to me
searching for you in the faceless crowds
dreading my luck, if you love me not, stop, the time is now.

When you saved my soul I knew that I could want you more and more
Trully every song was dedicated to you and you alone
I imagine your hands holding me, make believe
And I'll write you more love letters, but I'm melding back to me.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...