lunes, septiembre 03, 2012

Un lunes para celebrar

Algo tan sencillo como el aniversario de este blog. Ni más ni menos que siete añitos desde que publicara esta entrada el 3 de septiembre del año 2005, justo unos días antes de hacer las maletas y subir a las Jornadas de Avilés de aquel año. Aunque ha llovido bastante desde entonces, en lo esencial las intenciones de las que hablaba entonces son las mismas de ahora, y la persona que las formulaba entonces sigue siendo la misma. Un poco más cansado por el camino recorrido, quizá; un poco más sereno a la hora de afrontar los temas, seguro; un poco más moroso a la hora de elaborar los contenidos, también. Siete años pasan factura a cualquiera, y aun cuando todavía siento las ganas de comentar tal o cual tema, o de compartir con ustedes un tebeo o una película, ya hay tantas obligaciones adquiridas y tantas devociones demoradas o acumuladas que a veces esas entradas se quedan en el limbo de las intenciones y no hay manera de volcarlas en el ciberespacio. Siete años en la red, como el picor de los siete años que marca la muerte de una pasión y la trastoca en una relación de madurez más tranquila. O como siete años en el Tibet virtual, dejándoles por aquí cientos, miles de dibujos de decenas de artistas nacionales y foráneos. Este viaje está siendo un placer, la empresa más longeva de todas cuantas he emprendido en mi vida, y un privilegio compartido con muchos de ustedes que, ya sea a través de la blogosfera o de los chivatazos del caralibro, siguen ahí, al otro lado de esa virtual comunicación que no sería tal de no existir ustedes, los interlocutores de este juntaletras un poco más calvo y cansado que cuando empezó pero igual de apasionado y entusiasta por los contenidos que han poblado, y seguirán haciéndolo, estos posts. Por lo menos un añito más.



Me gustaría prometerles una semana llena de fastos y eventos conmemorativos, pero como esas cosas, de forma no premeditada, las he ido haciendo cada dos añitos, emplazo para el septiembre que viene una celebración por todo lo alto con nuevo cambio de look y aspecto. Por el momento las cosas seguirán más o menos igual, con algún pequeño añadido que ya estoy planificando para próximas semanas. Igualmente me gustaría asegurarles unas actualizaciones más regulares, pero me temo que por el momento tendrán que ser reguleras. Siguiendo con el espíritu de la orquesta del Titanic, servidor está maquillando el currículo con una par de cursos que me tendrán el mes de septiembre al borde del ataque de nervios, así que este tiempo será robado al descanso, al asueto, a la siesta y al ejercicio... Tendremos que aprovecharlo bien.

De todas las canciones cuyo título venía como anillo al dedo a la entrada de hoy he optado por esta perteneciente al grupo canadiense Cowboy Junkies. Podría pasarme unos cuantos días escuchando la voz sensual de su vocalista, y de hecho quizá lo haga. Sean ustedes buenos, vuelvan cuando gusten y como solía decirles, tengan mucho cuidado ahí fuera.

Seven years
Cowboy Junkies

Haven't seen the sun for seven days
November's got her nails dug in deep
Haven't seen my son for seven years
And the chances are we'll never again meet

If truth be told, I don't even know his name
If truth be told, he doesn't even know my name

I spend my spare time with my rosary beads
Although I never learnt to pray
But you don't need the light and it's best to pretend
That you've seen the errors of your ways

The darkness in here is as heavy as a judgment
This darkness, heavy as a judgment

My dreams are now filled with Gilead trees
And other sights that I've never seen
They used to be filled with the fears of tomorrow
And the horror that it might bring

His eyes felt to me as cold as a stone mason's chisel
His eyes fell on me, cold like a stone mason's chisel

Strange how a mind can always recall
What the senses eagerly leave behind
I can remember his face, rage, disgust and distaste
But to my fear I have grown blind

Memories are just dead men making trouble
This memory is just a dead man making trouble

Haven't seen the sun for seven days
November's got her nails dug in deep
Haven't seen my son for seven years
And the chances are we'll never again meet

Memories are just dead men making trouble
This memory is just a dead man making trouble

Memories are just dead men making trouble
This memory is just a dead man making trouble
Making trouble

6 comentarios:

Pablo dijo...

Muchas felicidades!!!

Carlos dijo...

¡Enhorabuena Pedro! Siete años de "Plissken" ya, quién lo diría, jeje.
Un saludo

Francisco J. Ortiz dijo...

Muchas felicidades, compañero. Siete añacos, ni más ni menos (yo los cumpliré en abril, me gana por poco). ;-)

Lo dicho: que siga bien para escribir aquí, y nosotros para leerlo y disfrutarlo.

Yota dijo...

Enhorabuena colega, somos casi casi del mismo día XD

milo dijo...

Viejunoooooooo!!!!!!
Ah!, que el aniversario es del blog, pues viejunoooooooooooooooooooooo!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Plissken dijo...

Don Pablo, muchísimas gracias!!

Carlos, los viejos roqueros es lo que tenemos, que nos encanta seguir al pie del cañón :D

Fran, por aquí nos seguiremos leyendo. A ver qué prepara para abril.

Yota, por unos días pero resultas el más veterano. Muchas felicidades por aguantar el tipo con tanto entusiasmo y amor por el medio. Y por montar un tinglado a la altura del evento en Los archivos... ;D

Milo, ¿viejo yo? Pschééééé... Pero aún puedo derrotar a un burgalés comiendo una sepia y un plato de arroz con costra :D ¡¡Un abrazo!!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...