sábado, octubre 03, 2009

Fanboys: Entre frikis nos entendemos

Hace no mucho tiempo, en una galaxia muy, muy cercana...


Halloween, 1998. Durante una fiesta de disfraces el serio y centrado para su edad Eric (Sam Huntington) se reencuentra con sus antiguos compañeros de instituto Zoe (Kristen Bell), Windows (Jay Baruchel), Hutch (Dan Fogler) y Linus (Christopher Marquette). Los cuatro muchachos compartían un genuino amor y una absoluta devoción a la saga de Star Wars, sobre la que poseen un conocimiento enciclopédico. Tras el instituto, Eric se fue apartando progresivamente de sus amigos y aceptando responsabilidades más serias, como trabajar de vendedor de coches en el negocio de su padre. Las tensiones afloran y por encima de sus gustos comunes los viejos amigos se sienten desplazados y traicionados por Eric. En el transcurso de la fiesta, y conforme el alcohol les suelta la lengua, retoman un viejo plan de infancia, asaltar el rancho Skywalker y robar una copia de La amenaza fantasma, película en fase final de producción a seis meses de su estreno. Eric les reprocha su infantilismo e inmadurez y les deja perdidos en lo que parecen fantasías inconexas de frikis borrachos...


A la mañana siguiente Windows y Hutch hablan con Eric y le explican el verdadero motivo de recuperar sus viejos sueños. Linus está en la fase terminal de su enfermedad y los médicos le dan cuatro meses de vida, a lo sumo, sesenta días menos de los que su amigo necesitaría para poder ver el Episodio I junto a sus amigos y satisfacer así uno de los sueños que todo seguidor de Star Wars había alimentado durante los últimos 15 años. Entre la espada de ayudar a su amigo a cumplir un último deseo y la pared de su trabajo y responsabilidades adultas, Eric decide mover el asunto y poner en marcha un road trip galáctico que les llevará por medio país en una carrera contra reloj repleta de situaciones surrealistas y esperpénticas. Desde un enfrentamiento con trekkies -o trekkers- en el futuro lugar de nacimiento de James Tiberius Kirk hasta peleas con furibundos críticos de internet pasando por conocer a médicas inolvidables o tratar con un más que peculiar garganta profunda que les proporcionará todo lo necesario para quebrantar la seguridad del rancho Skywalker.


En ese viaje los amigos se reencontrarán, todos descubrirán algo que llevaban dentro y de lo que no habían sido conscientes hasta el momento y saldrán fortalecidos de una experiencia en la que quedará claro en todo momento, y por encima de cualquier circunstancia, que todos ellos aman Star Wars y son capaces de afrontar por esa devoción cualquier problema o situación que la vida les plantee.



La película Fanboys está dirigida por el jovencísimo Kyle Newman sobre un guión de Ernest Cline y Adam F. Goldberg, y cuenta, para su desgracia, con uno de los más azarosos procesos de producción de los últimos años pese al entusiasmo despertado entre el fandom y a contar con el apoyo incondicional de George Lucas, que dio su aprobación para el uso de sonidos registrados de la saga a lo largo de toda la película tras ver un montaje preliminar. El problema que planteó la película desde el primer momento es la inclusión de la trama de Linus y su cáncer terminal, motivo único y primordial por el que los amigos inician su particular viaje, algo con lo que la productora de los hermanos Weinstein no estaba cómoda. Tras posponer el estreno, un nuevo montaje fue realizado por el director Steven Brill, eliminando la enfermedad de Linus y cargando las tintas en el humor grueso. Los aficionados reaccionaron de forma agresiva en la red ante estos cambios y llegaron a amenazar con boicotear otras producciones de la casa. Los Weinstein recularon y volvieron a incluir el tema de la enfermedad, pero únicamente como excusa argumental. Finalmente Fanboys se estrenaba en cines con un montaje a medio camino entre la película planteada inicialmente por Newman y la deseada en último término por los Weinstein.


Estos vaivenes de producción son los que han convertido Fanboys en una película sin alma, con tan poca mala baba que no se permite ni opinar sobre la nueva trilogía para no ofender a Lucas y sólo ataca de forma indiscriminada a los trekkies a los que ridiculiza todo lo que puede y más. Personalmente me hubiera gustado que el guión ahondase en las inseguridades de Eric a la hora de afrontar sus responsabilidades adultas y la forma en que eso incide en sus gustos y aficiones, o que la enfermedad de Linus hubiese dado pie a algún diálogo con sus amigos de cierta profundidad y sentimiento, pero nada de eso aparece en pantalla. Sólo un par de escenas permiten que veamos la trágica situación de Linus con algo más de perspectiva, como su encuentro con la doctora en el hospital y ese precioso plano del muchacho apartado de sus amigos, bajo las estrellas, remedando el final de El retorno del Jedi. Es aventurado afirmar algo como lo que voy a decir, pero estoy seguro que el montaje original de Newman habría sido la película que a mí me hubiera gustado ver.


Y el caso es que uno no lo pasa mal viendo Fanboys. Las referencias a mi saga galáctica favorita trufan toda la cinta, desde los disfraces que llevan en la fiesta de inicio a la camioneta tuneada como el Halcón Milenario, los apodos de los frikis, los diálogos alusivos a personajes y situaciones o un nutrido plantel de cameos que convierte Fanboys en un quién es quién de actores y frikis relacionados con la saga: Carrie Fisher, Billy Dee Williams, Ray Park, Kevin Smith, Jason Mewes, Seth Rogen (interpretando tres papeles en plan Peter Sellers), Etahn Supplee... Hasta William Shatner, cuyo sentido del humor y falta de vergüenza están muy por encima de la seriedad y veneración con que los fanboys de Star Trek le veneran se permite un cameo de lo más cachondo y divertido para alegrar la fiesta todavía más. Todo lo anterior hace que alguien como yo, que ha visto las pelis de Star Wars decenas de veces, que ama todas las películas de la saga (hasta los infectos spin-off del Planeta de los Ewoks) y que ha invertido horas de su vida y cientos de euros -para contribuir a aumentar la papada de Lucas- en artículos licenciados, no deje de tener una sonrisa boba a lo largo de toda la película, llegándome a emocionar en algunos momentos, como los dos mencionados antes protagonizados por Linus, o el festivo final de fiesta un 20 de mayo de 1998 en el que millones de espectadores hicieron cola en las salas de todo Estados Unidos para ver -lo de disfrutar ya va en gustos y en carácteres- Star Wars Episodio I: La amenaza fantasma. Ese fue el primer caso conocido de piratería masiva de una película, con screeners de pésima calidad circulando por la red, información espoileando algunas de las sorpresas de la cinta y un maravilloso estreno una tarde de agosto en la que hicimos cola, como toca, vimos la peli dos veces consecutivas y una vez más, quedamos prendados por los personajes y las historias que al amigo Lucas le dio la gana contarnos. Que para algo es el amo del cotarro. Señores, ¡¡¡QUE LA FUERZA LES ACOMPAÑE!!!

11 comentarios:

Pep dijo...

Joder, que yo también adoro Star Wars.. pero nunca, y quiero decir NUNCA, mentiría tan vilmente como tu diciendo que me gustan las películas de los EWOKS!!! ;)

Y no has visto las Clone Wars, que son bastante mejor que... mmmm, Jennifer's Body!

Plissken dijo...

Mira, las Clone Wars aún no las he visto. A descargarla voy ya mismo. Las de los Ewoks, lo que no he hecho es volverlas a ver. Mantengo el recuerdo inmaculado y virginal de cuando tenía catorce años y me gustaron. Infancia bendita ;D

Acabo de ver Dragonball y creo que es imposible hacer nada peor que eso, jejeje.

Oscar_Bcn dijo...

claro que es posible hacer cosas peores que dragon ball y se llaman pelis de robert rodriguez. Bueno las ultimas despues del mariachi exceptuando abierto hasta el amanecer y un poco the faculty. Pero tienes razon Dragon ball no se lo recomiendo ni a mi peor enemigo que manera de tirar dinero y estropear un gran manga. Y que conste que a mi la de Ewoks si me gusta, pero solo la parte de tatooine aunque es junto a la amenaza fantasma la peor de las seis.

Oscar_Bcn dijo...

Otia si te referias al spin off juas juas eso me pasa por no leerme el articulo entero. En fin ese spin off mejor dejarlo como algo que nunca debio de hacerse, como Indiana IV. Aunque como peli pa niños con muñequitos me quedo con las de jim henson.

Adri dijo...

Robert Rodriguez es un director como la copa de un pino.

He dicho.

Justo dijo...

¿Y en la peli no mencionan el increible Especial de Navidad?
Seria un punto

Plissken dijo...

Óscar, yo me lo trago todo. Si hasta me gusta la saga de Spy Kids... Por lo menos Rodriguez no va de autor... Y se dice por ahí que está preparandose la secuela de Cristal Oscuro, ahí es nada. Eso sí que es una maravilla de peli y lo demás son tonterías.

Plissken dijo...

Adri, si excluímos la tercera parte del Mariachi estoy contigo al 100% ;D

Plissken dijo...

Justo, creo que no hay ninguna referencia directa. Creo que Lucas ha hecho todo lo posible por eliminar de la memoria de los fans ese nefasto -pero kitch, camp, bizarro y a la postre de culto- episodio de su saga galáctica. Lo que sí hay es una referencia coñona a la primera peli de Lucas, con la seguridad del rancho imitando a los policías de THX 1138.

Ternin dijo...

Peli muy entretenida, la verdad. Un abrazo de un seguidor de la fuerza y de la papada de Lucas

Plissken dijo...

Otro para usted caballero. Sigo pendiente de las noticias que va poniendo sobre The Expendables. Fans de la papada de Lucas y del venote de Stallone :D

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...