lunes, enero 23, 2012

El lunes del Dragón

Comienza hoy para la cultura china un gran año, el año del Dragón, augurio de buena suerte que ya me gustaría poder hacer mío y convertirlo en una señal de buenas cosas por venir. Quizá para favorecer ese deseo hasta le dedicamos la cena del domingo, a base de comida china de la de aquí para dar la bienvenida en nuestra casa al bichillo de la buena suerte. Y desde luego, aunque no fuera por el influjo de la mitológica criatura, la semana pasada vio por primera vez en mucho tiempo en este su espacio virtual de entretenimiento freak no solo cumplido el programa semanal al pie de la letra sino que superé la maldición de las tres entradas semanales, ritmo al que me había acomodado durante bastante tiempo. No les engaño, ese será más o menos el ritmo habitual de muchas semanas, pero también es cierto que he empezado con ganas el año y con el ánimo de reverdecer viejos laureles blogueros, por lo menos en cuanto a producción escrita se refiere. Para los próximos días, verán por aquí una critiquilla comiquera de un tebeo que cuenta con unos añitos a sus espaldas pero que comparte título con otro de candente actualidad -y que me servirá de paso para hacer público el motivo de la apatía lectora que me ha invadido los últimos meses-, compartiré con ustedes la commission de Greg LaRoque para finalizar el repaso al trabajo de dicho autor en cuanto a mí se refiere y estoy pensando en dedicar una entrada de Aquellos maravillosos años a una película ochentera y dragonesca que pude ver decenas de veces de chaval y que en aquella época fue lo más para mí y mis hermanos. Pero el tiempo, y el Dragón, dirán si el aliento de la creatividad ha quemado las telarañas de mi pereza invernal lo suficiente como para cumplir con todo ello.

No les doy más la chapa y les dejo con una canción que no puede más que continuar con el homenaje rendido a John Belushi que ayer, con una sentida y cumplida reseña de la biografía no precisamente elogiosa de Bob Woodward, realizaba al que será hasta el fin de los tiempos uno de mis referentes iconográficos y culturales más personales. La canción elegida no es precisamente de mis preferidas, pero lo cierto es que la identificación personal de John con la letra provocó interpretaciones verdaderamente desgarradoras de la misma, con una intensidad tal que llegó a estremecer a sus propios compañeros de la Blues Brothers Band, que sabían que Jake Blues estaba cantando sobre los problemas que atormentaban a la vida de John Belushi. Esa intensidad y ese desgarro se ha trasladado a prácticamente todos los conciertos de la BBB que hemos visto en directo, y el momento de interpretar Guilty es uno de los más emotivos... Ahí les dejo con el temazo, señores. Sean ustedes buenos, disfruten de la semana y vuelvan cuando gusten. Y recuerden, amigos, tener mucho cuidado ahí fuera.

Guilty
Blues Brothers

Yeah baby, yeah I've been drinkin'
And I, I shouldn't come by, no
But I found myself in trouble
And I had nowhere else to go

Got some whiskey from the barman
I got some cocaine from my friends
I gotta keep on movin'
Til I'm back in your arms again

Guilty, yes I'm guilty
And I'll be guilty for the rest of my life
How come baby, how come I never do what I'm supposed to do
How come everything I try never turns out right?

You know how it is with me baby
You know I just can't stand myself
And it takes a whole lot of medicine darling
for me to pretend that I'm somebody else


The Blues Brothers - Guilty por presidentcletus

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...