lunes, diciembre 31, 2012

El último lunes

Del 2012. A secas. Se acabó el año del fin del mundo maya, de las Olimpiadas y del Europeo de fútbol -campeones, de nuevo-, de los brotes verdes que han enterrado a las clases media y obrera españolas en una situación de perpetua incertidumbre, de la inseguridad laboral, los recortes, las medidas de austeridad y el inicio de la conversión salvaje de lo público en privado de una manera mucho más abierta que hasta el momento. En lo personal, este es el año en que me convertí en tío y en el que coloqué un molino en las estrellas, el año en que DC murió para mí y en el que menos tebeos entraron en mi casa desde hace más de una década. El año que finalizó la trilogía de Batman de Nolan y se inició la del Hobbit, en el que me enganché a Canción de Hielo y Fuego y me quedé sin los Pond como companions del Doctor... Y finalmente, y por lo que atañe única y exclusivamente al blog, dos particularidades. Este es el año en que salvé los muebles in extremis y conseguí mantener el mismo ritmo de publicación que el anterior, más una entrada, esta, insuflando algo de vidilla a un espacio que no les niego cada vez me cuesta un poco más de esfuerzo realizar y mantener con vida, pero al tratarse de la niña digital de mis ojos, me cuesta dejarla ir sin más... Y dentro de unas horas comienza el año en que Plissken tendrá que dar lo mejor y lo peor de sí para escapar de la ciudad prisión de Los Angeles. Qué lejos quedaba todo hace 16 años y qué cerquita está la sociedad actual acercándose a los pesimistas presupuestos carpenterianos sobre un mundo gobernado al margen de la población, con unas fuerzas del orden actuando de manera cercana al fascismo puro y duro y con una separación abismal de clases en la que a poco que nos descuidemos sólo estarán aquellos que lo tienen todo y los demás.


Recuerdo claramente que los brindis de las dos pasadas nocheviejas fueron muy repetidos y similares. Ojalá que el año que entra sea un poco mejor que este que nos abandona. La Merkel, vieja bruja, ya nos avanzaba que no va a ser así, por lo que nos quedará, una vez más, resistir con todo aquello que tengamos a mano. La familia, los amigos, los tebeos que amamos, el cine que nos hace soñar, la literatura que nos alumbra en medio de las tinieblas, la música que nos acompaña en todo momento... Esas son las armas con las que este Plissken está dispuesto a luchar duro y hasta el final a lo largo del próximo año y de todos los años que tenga por delante. Y ya saben, que si están leyendo esto, ustedes también forman parte de esa resistencia contra la apatía, la ignorancia, el seguidismo y el adocenamiento al que desde hacía mucho pretendían condenarnos nuestras oligarquías y al que en los últimos tiempos han parecido abocarnos cada vez más. Les dejo con la canción oficial de este blog para cada Año Nuevo, el inmortal himno de U2 que me pone la carne de gallina cada vez que lo escucho, y les aviso que quizá mañana les deje aquí, para compartirlo con todos ustedes, uno de mis pequeños rituales secretos con los que me armo de energía y ánimo para afrontar todo lo que quiera que traigan los próximos 365 días. Tengan mucho cuidado ahí fuera...

New Years Day
U2


Yeah...

All is quiet on New Year's Day
A world in white gets underway
I want to be with you
Be with you night and day
Nothing changes on New Year's Day
On New Year's Day

I will be with you again
I will be with you again

Under a blood red sky
A crowd has gathered in black and white
Arms entwined, the chosen few
The newspapers says, says
Say it's true it's true...
And we can break through
Though torn in two
We can be one

I...I will begin again
I...I will begin again

Oh...
Maybe the time is right
Oh...maybe tonight...

I will be with you again
I will be with you again

And so we're told this is the golden age
And gold is the reason for the wars we wage
Though I want to be with you
Be with you night and day
Nothing changes
On New Year's Day
On New Year's Day


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...