martes, octubre 31, 2006

Ratas en el laberinto

Cuando yo tenía tu edad solían decirme que podía convertirme en criminal o en policía. Lo que quiero decir es que... Cuando te enfrentas a un arma cargada, ¿cual es la diferencia?


Un travelling lateral al compás de los primeros acordes de Gimme Shelter sigue al mafioso irlandés Frank Costello (Nicholson) mientras desgrana en un par de minutos toda su filosofía de vida y muerte, una filosofía que se resume más o menos en esta máxima: Uno de nosotros tenía que morir. Tratándose de mí, normalmente es el otro el que palma.

Alrededor de este demiurgo de muerte y engaño, crimen y traición se moverá la trama de The Departed (Infiltrados). En montaje paralelo, y en los primeros minutos pre-créditos asistiremos a la evolución paralela en principio de Colin Sullivan (Matt Damon) y Billy Costigan (Leonardo Di Caprio). Sólo que mientras uno de ellos, obsesionado por el poder y el dinero, trabajará desde dentro del cuerpo para defender los intereses de Costello, otro sacrificará su carrera en la policía y su propia identidad para convertirse en hombre de confianza de Frank y desbaratar su organización desde dentro. Es inútil intentar desgranar el argumento más allá del planteamiento inicial, ya que el carrusel endiablado que Scorsese orquesta partiendo de esa premisa clásica no da tregua al espectador y merece sufrirse en carne propia.


El reparto masculino más ajustado que recuerdo ofrece unas interpretaciones que van de lo muy correcto (Damon), a lo excelente (DiCaprio, Baldwin, Winstone) y alcanzan cotas de magistralidad en cuanto actores de la talla de Martin Sheen y Jack Nicholson ocupan la pantalla. Es este último sin duda el que roba la función desde el mismo arranque del film, y es capaz de componer un personaje peripatético que oscila entre la crueldad animal, el cansancio crepuscular o el cinismo descarnado. Jack es Jack, siempre lo ha sido, y aún así me creo el personaje compuesto por él, uno más de los mafiosos entrañables a los que tan asiduo es el cine de Scorsese. Mark Wahlberg en un papel secundario consigue también crear un personaje atractivo, duro como casi todos los de este film y agradecido para una carrera en la que ha habido demasiados altibajos. ¿Y qué decir del niñato DiCaprio, cuyos inicios como "cara-guapa" en productos para adolescentes le alejan del prestigio con el que Gus Van Sant arropó a Damon casi desde su debut en Good Will Hunting? Pues que a base de películas rotundas como esta, Gangs of New York y Cógeme si puedes, Spielberg y Scorsese están puliendo a un gran actor, capaz de sacar múltiples facetas de un personaje atormentado, duro y frágil a la vez, asustado y rabioso, y que puede ofrecer una fructífera carrera de largo recorrido. Desde luego mucho más variada que la que el cuadriculado y cariacontecido niñato de Damon ha venido ofreciendo los últimos años (no me puedo quitar de la cabeza la parodia que le dedicaron las marionetas de Team America).
Y sin entrar en detalles, tengo que decir que la labor de William Monahan adaptando al Boston de corazón irlandés el guión de Infernal affairs (obra de Siu Fai Mak) resulta modélica, en tanto que es el origen y la idiosincrasia irlandesa la que rige las aspiraciones, costumbres, y condicionamientos de muchos de los protagonistas. Hay unas cuantas invectivas lanzadas contra la corrupción institucionalizada de la iglesia, de la política... El plano de una rata (una "rata-infiltrada" como los dos protagonistas) deslizándose por una barandilla con la cúpula del ayuntamiento al fondo no puede ser más revelador. Decir que Scorsese disecciona el guión milimétricamente y dirige un film infernal es quedarse corto.


Apoyado como siempre por una excelente banda sonora de Howard Shore y un puñado de temas reconocibles y ajustados a la acción (Gimme Shelter, Confortably Numb, Well Well Well o I’m Shipping Up to Boston) Scorsese nos ofrece otra obra maestra del cine negro más clásico, hermanada con Uno de los nuestros y Casino, tanto en su planteamiento como en su ejecución. Shakespeare no anda muy lejos de estos irlandeses, como tampoco anda lejos el fatum de la tragedia griega. Film seco como un disparo en la cabeza, cortante como una navaja, áspero como un trago de bourbon añejo que va directo a las tripas y que nos las deja ardiendo con el mismo calorcillo que dejaría una bala alojada en nuestro estómago. Cine en mayúsculas que no necesita de alardes manieristas para atrapar al espectador de principio a fin, que no busca hacer de la violencia algo atractivo, sino repulsivo e insoportable, difícil de ver no por lo explícito, sino por la intensidad emocional con que sus personajes la afrontan, la viven, la practican o la reciben. The Departed es una película muy física en ese aspecto, casi todos los personajes plasman sus emociones mediante acciones contundentes, enrabietadas, desesperadas, como los últimos coletazos de un pez atrapado en una red de la que no podrá escapar.



De veras que podría seguir y seguir, pero ustedes no necesitan leer esto. Ustedes necesitan ver una obra maestra -otra- de Martin Scorsese. Y lo tienen muy fácil.

2 comentarios:

Vernie dijo...

Pues sí, gran película se vea como se vea. La verdad es que llevamos unas semanitas que están salvando el año de una manera espectacular (al menos bajo mi punto de vista): Infiltrados, El laberinto del fauno e Hijos de los hombres son tres de mis películas favoritas de lo que llevamos de década (sobre todo la última). Respecto a Infiltrados, estoy de acuerdo al 100% con tu crítica, pero me gustaría destacar el trabajo de Matt Damon. Aunque a mí también me cuesta quitarme de la cabeza la parodía de Team America (que grande), considero que, aunque es un actor muy mediocre, cosas como la saga Bourne y este tipo de papeles de cabronazo con cara de niño bueno lo sacan momentaneamente de ese saco de actor de segunda. Seguramente no sea cosa suya sino de los personajes que le dan, y aunque en Infiltrados haga prácticamente el mismo personaje que En el Talento de Mr Ripley (salvando las distancias of course), es realmente elogiable que, por momentos, consiga caerte bien con un personaje tan rastrero, patético, gañanaco y trepa como el que interpreta en la peli de Scosese.
Ah, y el personaje de Marky Mark es lo puto más.

Plissken dijo...

Vernie:

Y aun quedarían cosas, no crea. Parece que el tarro de las esencias en cuanto a buen cine ha tardado en destaparse. Y eso que todavía falta tito Eastwood y su mirada ácida sobre el mito nacional de los soldados de Iowo-Jima. De las tres cintas que comenta, no he visto todavía El laberinto..., pero Children of men men me dejó una sensación tremenda. Algo así de estar a punto de ahogarme en la costa tras haber sobrevivido a un naufragio y nadado durante horas, y justo cuando estoy a punto de hundirme una mano amiga me ayuda a ganar la orilla. Creo que una película como esa, pesimista y crítica sobre nuestra realidad y el camino hacia el que parecemos dirigirnos, necesita al tiempo un mensaje humanista y abierto a un hálito final de esperanza. Cuarón dirige tan bien su Children... como Scorsese The Departed, y eso es decir mucho.

Y sobre Damon, pues no le falta razón, la verdad. Yo le tengo manía por la distinta recepción que ha tenido su carrera a la de DiCaprio, amparada desde sus inicios como guinista/actor revelación, mientras que Leo siempre será el niñato de Romeo y Julieta o el pavo que se hundía para salvar a las focas en Titanic. Es cierto que considero que éste último ha evolucionado mejor en su carrera, progresado en calidad de las cintas protagonizadas y evolucionado a la vez como actor. A mí personalmente Damon me encanta en Rounders, en el soldado Ryan y en Legítima defensa, donde Coppola hacía de él un magnífico abogado novato luchando contra las grandes corporaciones.

Dios, quiero ver otra vez Infiltrados. E Hijos de los hombres. E Infiltrados de nuevo ;)

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...