martes, diciembre 26, 2006

Ayer fue… Hoy es…

Jo, qué día. Primera paráfrasis del post para intentar reflejar más o menos el estado de confusión mental en que me hallo. Al igual que el protagonista de Jo, qué noche de Scorsese, los pasados cuatro días han sido como una especie de confuso maremágnum en el que me veía zarandeado de un lugar a otro, muchas veces sin solución de continuidad entre un acontecimiento y otro, entre una ciudad y otra, improvisando sobre la marcha y saliendo casi de una para caer inmediatamente en la siguiente. Por lo menos, ya se puede decir, hemos sobrevivido momentáneamente a las fiestas navideñas, y estamos a la espera de ver cómo superamos el próximo obstáculo multifestivo que se nos presenta el próximo fin de semana. La verdad es que parece que me queje de vicio, pero tampoco es del todo cierto. No es una situación en la que lamentar algo desagradable, sino más bien reflejar un estado mental en el que me he hallado estos días y del que todavía no he salido.


Cómo no, el desconcierto se ha apropiado igualmente de este su blog amigo. Así, el post dedicado al belén friki se pospone un año más, al igual que un artículo dedicado a ese poema navideño sobre la generosidad y el amor que es ¡Qué bello es vivir!, uno de mis clásicos cinematográficos indiscutibles y por supuesto, película casi de obligado visionado por estas fechas. Si el año pasado fue que el ordenador se me quedó muerto, este año han sido los diferentes “eventos” de diversa índole que me han tenido en el aire durante cuatro días exactamente. Espero poder controlar un poco más las riendas de las fiestas el año que viene, porque sin ir más lejos, ni decoración, ni regalos gatunos ni tiempo de solaz hogareño hemos tenido entre unas cosas y otras. Y este primer día de vacaciones navideñas, además, lo he pasado rematando los “cabos sueltos” de la navidad y recuperando el cuerpo con una siesta entre reparadora y criminal, porque ahora mismo estoy derrengado.

Bueno, he mentido, ya que Papa Noel sí ha visitado mi casa, aunque de refilón, ya que dejó un par de regalos en correos el viernes que he recogido esta misma mañana. Un Santa Claus además que venía desde Burgos y desde Sevilla y que me ha llenado de ilusión. Dejaremos para otra ocasión atentar contra la oficina de Correos ya que por lo menos esta vez han sido eficientes, y habría recibido el paquete el viernes de haberme encontrado en casa. Recibirán cumplida respuesta personal e intransferible, pero llegue desde aquí por adelantado mi más sincero agradecimiento, Papás Noeles.


¿Y qué nos deparará la semana? Pues intentaré rematar el mes esmeralda antes de que se acabe el mes –y por extensión el año-, ser fiel a las secciones habituales e intentaré dejar caer alguna nueva entrada para Aquellos maravillosos años. También me gustaría dejar una pequeña crónica del periplo por tierras moteñas y que ustedes pudieran leer el cuentecillo que me granjeó el pequeño reconocimiento de ser finalista del IV premio Briareo. Todo ello si la pereza, los “eventos” y los elementos me lo permiten.

Para rematar, una última paráfrasis, y es que modifico la letra de una popular canción navideña para saludar el hecho de que ya ha pasado lo peor, con ustedes, Santa Claus ha dejado la ciudad. Una vez más, reitero el mantra con que cada semana termino el habitual repaso a mis neuras y paranoias, deseándoles antes que tengan una buena salida de año y una mejor entrada, obviando si pueden las horribles galas con las que las diferentes televisiones tienen a mal torturarnos por esas fechas. Así que ya saben, tengan cuidado ahí fuera.

Santa Claus has left the town

You better
Watch out
you better not cry,
you better not pout i'm tellin' you why,
Santa Claus has left the town,
he's making a list checkin it twice,
he's gonna find out whos naughty or nice,
Santa Claus has left the town
the boys and girls in toyland will have a new physiqe
there gonna build a toy land all around
the christmas tree.
You better watch out you better
not cry you better not pout i'm tellin' you why
Sants Claus has left the town
Santa Claus has left
Santa Claus has left
he's has left the town

4 comentarios:

Pep dijo...

Macho, la foto de "Bad Santa" es cojonuda...

Plissken dijo...

Me alegro, porque tiene ese regusto gamberro que nos gusta tanto, y además la morenaza es de impresión ;)

Adrian dijo...

Que regusto gamberro ni que leches, lo que me gusta es ver a un pivon como ese lamiendo.

Amen.

Plissken dijo...

Adri:

Y antes de esta la que le lamía la mejilla era la Jolie... ¡Prrrrrrrr!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...