viernes, enero 26, 2007

Confesiones de un coleccionista compulsivo (y no soy yo)

Posted by Picasa



Debo estar loco.
Tengo en mis manos la copia más perfecta del n.º 18 de Batman que un coleccionista podría soñar poseer. Pagué por ella 175 dólares (el duro trabajo de cuatro días) ¿Estoy enfermo…? ¡Que alguien me lo diga!
Mi problema comenzó cuando tenía nueve años de edad. Mi madre me daba un cuarto de dólar cada semana para mis gastos y, mientras mis hermanos se gastaban el dinero en refrescos, yo sólo compraba dos cosas: un dulce gigante de 10 centavos y un comic-book de doce centavos. Tratar de escoger el título, el único título que me iba a poder comprar en toda la semana, era siempre algo traumático.
Batman era mi personaje favorito, así que los comics protagonizados por él eran siempre mi primera elección. El tiempo pasaba, yo compraba un Detective por aquí, un Justice League por allí… Mi paga aumentó, pero también aumentó el precio de las revistas, así que nunca pude comprarme todos los títulos que me gustaban. Finalmente, cuando cumplí los catorce, mi querida madre cogió la caja donde guardaba la colección… y la tiró a la basura. Aquello me dolió, pero no me destrozó el corazón. Después de todo, me dije a mí mismo, ya estoy mayorcito para leer tebeos.
Punto y aparte.
Edad: 24 años. Estaba en casa enfermo, con fiebre. Mi novia me llamó, ofreciéndose para ser mi enfermera… y yo acepté. Era una gran chica. Cuando me vio envuelto por las sábanas blancas, se brindó para ir a la tienda de la esquina para traerme alguna cosa. “¿Quieres un seven-up?” me preguntó, “¿o una naranjada?”
“Cualquier cosa”, dije yo, “cualquier cosa…”Pero justo cuando se iba a marchar, algún pequeño demonio se pegó a mi lengua y la detuve un momento antes de que cerrara la puerta. “¡Eh!”, dije, “una cosa más. Tráeme un comic-book de Batman, ¿vale?”.
Ella se giró y me miró extrañada, como si nunca hubiera oído la palabra “comic” en su vida. “¿Un qué…?” “Un comic-book”, repetí, “un Batman. ¿Podrías conseguirme uno…?” “Bueno… Está bien”.
Sucedió desgraciadamente que mi chica no entendía demasiado de comics: volvió con un Superman, un Flash y un She-Hulk.
Daba lo mismo, estaba enganchado de nuevo.
Pronto descubrí que existían librerías especializadas en cómics, y cometí todo tipo de felonías hasta dar con ellas. ¿Y qué es lo primero que descubrí cuando atravesé sus flamantes puertas?
Ta-dá. ¡¡Números atrasados!! ¡Bendita cuenta bancaria, Batman! No sólo podía comprar todas las novedades, sino también todos aquellos comics antiguos que mi madre había tirado. Estaba en el cielo, emborrachado con el olor de la tinta y la pulpa desintegrada. La vida era Batman, Batman, ¡¡¡Batman!!! En un año conseguí todos los números del 145 en adelante.
Y entonces… La Golden Age. ¡Oh, Dios! En aquellos lugares tenían comics de la Golden Age! Me gasté 412 dólares en dos meses. Junto con el Batman n.º 18 siguieron los números 7, 9, 11, 14, 23… y un largísimo etcétera. Llegaba a casa desde la librería con la sangre hirviendo, con el sentimiento de culpa que un alcohólico sentiría después de haber vendido el coche de la familia y haberse gastado el dinero en bebidas.
Tuve que empezar a controlarme.
Finalmente, fui capaz de contener el aliento y de controlar mis gastos. Me forcé a mí mismo a frenarme, a comprar números atrasados con menor frecuencia. Aunque a veces un extraño tic viene a mi ojo derecho y me encuentro a mí mismo firmando cheques por cantidades exorbitantes, soy en el fondo una persona completamente estable.
De verdad… lo soy.
Mirando la pared desde mi máquina de escribir veo dos piezas de arte originales. Son unas páginas muy bellas que pertenecen al n.º 526 de Detective. Están dibujadas por Don Newton y Alfredo Alcalá. Una es la página 44 y otra la página 46. Y sigo pensando… ¿no sería bonito tener también la página 45?; así tendría un tríptico. Me pregunto… ¿cuánto querrá el chico de la librería por ella…?
¡¡Doctor, ayúdeme…!!

Mark Delaney

31 comentarios:

Pablo dijo...

Muy bueno. Algo así fué como empecé yo. Me empeñé en tener una página de Spider-Man de Romita Jr. y pensaba que ahí se pararía la cosa, y ahora es de lo menos significativo de mi colección y de hecho esa página la vendí cuando compré otra que me gustaba más y salía Spidey de cuerpo entero. Lo próximo creo que va a ser una de Cassaday de su etapa en Astonishing.

milo dijo...

Buff, que se lo digan al sketchbook con headshot (de Spiderman por supuesto)incorporado que acaba de caer de Romita Sr.

Adri dijo...

Yo jamas venderia mi primer original... que se yo, tiene algo especial....

Y la historia es cojonuda, ahora que me voy a esperar a ganar un sueldo decente para marcarme ese ritmo de vida.

Plissken dijo...

Aún no he subido mi primer original. La culpa de todo es de Mr. Scott Eder, el me vendió mi primara dosis. Esto venía en el correo del Batman nº 2 de Zinco, y tiene casi 20 años. Lo aterrador es lo cercano que nos suena a todos y lo mucho que en el fondo me parezco al tipo.

Salvo en la recaída. Yo nunca dejé el vicio.

Pep dijo...

Pero vamos, ese texto no habla sólo de originales.. habla de amor. La única historia de amor que aún no me ha fallado. Dios bendiga los tebeos...

Un abrazo, chavalotes!

Pep dijo...

Por cierto Pedro, que aún me acuerdo de ese correo. A veces me asusto de acordarme más de los tebeos que leí hace 20 años que de los de la semana pasada...

Fran J. Ortiz dijo...

Suscribo el comentario de Pep. En realidad, los comentarios de Pep. Porque creo que Delaney habla más que de originales... y porque también recuerdo ese correo.

No sé en qué cómic está, pero sé que lo tengo porque lo leí en su día y me marcó muchísimo. Tanto que incluso el símil del alcohólico que menciona lo he usado yo en más de una ocasión para hablar de mis (nuestros) vicios... y no recordaba que se lo debía a Mr. Delaney.

Gracias, Plissken, por recuperarlo.

PD: Por cierto, ¿en qué cómic fue publicado?

Plissken dijo...

Hola a todos:

Primero, pedirles disculpas a todos por el retraso en contestar. Ayer ejercí de librero como me corresponde los sábados y no pude dedicarle a esto ni un ratín al mediodia.

Como dije antes, correo de Batman, ediciones Zinco, Segunda Época. El puto Año Uno. Tebeos cómo ese crearon toda una generación de lectores, yo entre ellos. La que se podría considerar la segunda generación propiamente dicha de lectores de tebeos, ya que la primera sería la "generación Vértice". Si en algo tuvimos suerte fue en que pudimos catar "lo mejor de dos mundos", ya que en lo que se refiere a comic yanqui pudimos disfrutar de la eclosión de DC como marca de calidad y de algunas de las mejores etapas de los tebeos Marvel de todos los tiempos: los X-Men de Claremont y Cockrum/Byrne/Smith/Romita/Silvestri, el Spiderman de Ster y Romita, los 4F de Byrne.

Yo me leía los tebeos de pe a pa. Correos, artículos, anuncios y checklist. TODO. Y este texto me impresionó por múltiples razones. Porque para un chaval de doce años todo eso de novia, trabajo y 200 dólares resultaba no sólo lejano y ajeno, sino “esotérico”. Era aún un momento en que conseguir la ración mensual de comics era más difícil que pillar heroína: peregrinaje por todos los kioscos de la ciudad, administrar la exigua paga y seleccionar al máximo, aguantar la sorna de comentarios como “a tu edad…” Qué quieren que les diga. Desde que leí el primer Mortadela y el primer Don Miki supe que había conocido mi gran pasión. Leer tebeos (que no coleccionarlos, que también, si una colección me repatea el estómago la puedo dejar en suspenso hasta que me guste una nueva etapa o entre nuevo equipo), disfrutar con las historias que cuentan, sufrir con/por los personajes y alegrarme con/por ellos. Emocionarme con un buen tebeo. Eso señores creo que es algo tan común a todos los lectores de comic enb general – y a los lectores habituales de este blog en particular- que por eso quise compartir el texto con ustedes.

Y claro, encima y para rematar la cuestión a 20 años vista, el amigo Delaney hablaba de unas cosas llamadas “originales”. ¿Qué sería eso? El colmo, vamos, tener una página de comic dibujada a mano por el artista y luego entintada por otro tipo. ¿Cómo iba a pensar que los caminos de Delaney y el mío –los nuestros señores, los nuestros ;D- iban a transcurrir de forma tan paralela? Dos décadas de distancia, un océano entre nosotros, y compartir una cerveza con Mark Delaney a día de hoy –si no ha dejado el vicio, que todo es posible- sería a buen seguro como charlar con ese primo mayor que nos dejó nuestros primeros comics y nos metió -sin saberlo- la tinta de colorines y el papel en la sangre. ¿Es una evolución lógica? ¿Es esto como dicen igual que lo de no fumes porros que acabarás inyectandote caballo? ¿Deberíamos dejar de comprar tebeos para así no comprar más pelis de superhéroes, más estatuas de superhérores, más originales de cómic? Esto se acabará el día que atraquemos una licorería para comprar un original de John Byrne o de Barry Smith.

¿Que alguien nos ayude?

No, gracias ;)

Plissken dijo...

Pablo:

A Cassaday lo representa Albert Moy si no me falla la memoria. Ambos dos están en mi lista, pero por ahora los voy a "dejar pasar". De momento, jejeje.

Plissken dijo...

Milo:

Usted y los sketch-books, ¡serán su perdición! Un colega que estuvo en salones yanquis me enseñó lo que los Romita hacían en convenciones y se me cayó el alma a los pies: Una cabecita y un símbolo de araña. En fin, no podemos quejarno de lo de aquí ;)

Plissken dijo...

Adri:

Mi primer original fue sentimental. Una de mis colecciones favoritas y una página con "significado". A ver si me animo y la subo.

Plissken dijo...

Y sueldo decente?

Que demonios es eso??? MUAJAJAJAJA!

Plissken dijo...

Pep:

Para mí sido una novia esquiva, aunque nunca dejé de quererla. Hubo una época en que le dió por liarse con jovencitos molones y flipados, y que se pirraba más por los tíos guapos que por los inteligentes/sensibles. Luego hubo otro período en que se fue de viaje y sólo venía ocasionalmente a visitarnos con ligues extranjeros o potentados. Y finalmente hubo un extraño cambio de parejas que ha dejado la cosa más o menos como está ahora. Con un amor más completo y estable que nunca y un prometedor futuro. ¡Disfrutémoslo!

Plissken dijo...

Fran:

¿Alcohólicos, nosotros?
¿Quiere decir que además de compradores compulsivos de comics -parecidos a los que abusan del bebercio- somos consumidores habituales de bebidas espirituosas?

¡Que venga mi abogado!

En aquellos correos hay auténticas joyas. A mí me gustaría recuperar el famoso exhaprubto de "los comics son por y para subnormales" o algún articulillo de presentación, escrito con las tripas del aficionado que trabajaba en lo que más le gustaba.

Pep dijo...

Le comentaba el tema de los originales esta misma mañana a un buen amigo de Barcelona via msn. Y me ha comentado que hemos llegado a un punto en nuestra afición, que un tebeo impreso ya no nos motiva la suficiente y necesitamos vicio más excitante en forma de arte original...

Parte de razón si tiene, la verdad.

Pablo dijo...

Lo que comenta Pep tiene mucha lógica. Parece que nos hubiéramos pasado a las drogas más duras...

Plissken dijo...

Pep, Pablo:

Pues tiene su lógica natural, sí. Pero cuanto tardará algún fan número uno en plan Kathy Bates en encadenar a un cándido dibujante para que le haga una obra maestra? Eh, Howard Chaykin???? ¡¡¡SOY TU FAN NUMERO UNOOOOOOO!!!!

Desvaríos en broma aparte, todavía lo llevamos de forma normal. El día que dejemos de comer o vendamos los muebles para adquirir una páginas de Charlie Brown o de Tintin sabremos que hemos trasladado el límite. Como dije antes, ¡carpe diem!

milo dijo...

Ah, que por mucho que clone a Buscema a el niño cuando crezca puede que no le de por dibujar... amos hombre no me joda, ahora que hago yo con los 30 embriones que tengo en el congelador....

Adrian dijo...

Yo dejo de comer por una de Calvin y Hobbes, asi que apuntame como enfermo cronico pero ya mismo.

O por una tira de Mafalda...

O una de Asterix...

Y, oh si, por una de Corto Maltes...

Hay mas autores, pero aunque dificiles, son asequibles.

Y SIEMPRE preferire el COMIC al ORIGINAL. Sin lugar a dudas.

Pep dijo...

>>Y SIEMPRE preferire el COMIC al ORIGINAL. Sin lugar a dudas

"A eso digo ¡NO!".Perdón, que eso es Thor. A eso digo ¡SÍ! No cambio mis tebeos por nada (por una amiga rozona igual sí). De hecho, yo no tengo ni un misero original. Bueno, uno en camino... pero porque no quería ser menos que Pedro :p

Un saludico

Plissken dijo...

Milo:

Experimentos genéticos, eins?? Lo suyo sería un clon con el cuerpo de Angelina Jolie, las manos de Barry Smith y la carica de Grace Kelly! Dios, que mad doctor perdió la ciencia!

Plissken dijo...

Adri:

7500 dolares por una de Charlie Brown, ¡y subiendo! Sería una larga temporada sin comer, jejeje. Me sumo a lo de los comics ;)

Plissken dijo...

Pep:

La pena que dará cuando nuestros herederos tengan que manejar las toneladas de papel "manchado" que les dejaremos.

Adrian dijo...

Yo no he dicho nada de Charlie Brown (no me gusta nada de nada) ademas, tenia yo entendido que la viuda lo compraba todo sin importar el precio, no?

Plissken dijo...

Adri:

Ya, usted hablaba de Watterston y Calvin & Hobbes, serie que yo prefiero a Charlie Brown (a ver si alguien se anima a sacar ese integral, aunque sea a cachos por dios!). Lo de la tira lo he puesto como ejemplo de precios ;) Y si la viuda quiere esa página va a tener que rascarse el bolsillo, aunque con los royalties que deben dejarle los peluches y demás parafernalia de Snoopy no creo que tenga problema.

Pablo dijo...

Problemas económicos no tiene ninguno. Hace un par de años Schulz aparecía como el fallecido que más dinero generaba, por delante de Elvis Presley o John Lennon. Aún así, algunas veces se le escapan cosas, aunque bien caras. Lo de Calvin y Hobbes ya es otra cosa, porque apenas hay nada en el mercado, y Watterson donó todos sus originales a la biblioteca de la Uni donde estudio, y creo que las tienen por ahí amontonadas porque no han sido capaces de archivarlas siquiera. Todo lo que se ve en eBay es más falso que un duro de madera.

Plissken dijo...

Pablo:

Pues eso, que no creo que tenga la buena señora problema alguno en acumular material de su marido. ¿Quiere recopilar lo máximo posible para montar algún museo Schulz? No estaría nada mal.

Si es verdad que la universidad de Watterson tiene los originales de esa manera ya estamos tardando en montar una incursión ;) Y lástima me da que llegue a haber humedad o goteras o un incendio o algo así y se vaya a tomar por...

Un tipo peculiar, Bill.

Pablo dijo...

Sí, el museo Schulz (o Peanuts, no sé) creo que ya existe y pilla por California. A lo de la excursión-incursión me apunto. Seguro que no deben estar muy vigilados...

Adri dijo...

Ok, voy sacando los billetes, pienso llevarme todos los originales. Devolverselos escaneados y archivadoy quedarme una par de regalo por el trabajo. Dos cojones que pedazo obra asi este por ahi tirada, me estan empezando a dar escalofrios de pensarlo...

Plissken dijo...

Y no sé que me da mas miedo: que los responsables de la universidad lo permitan por dejadez o por falta de medios, o que el autor no lo sepa o si lo sabe le de mucho igual.

Por cierto, griten todos conmigo:

¡¡¡¡INTEGRAL DE CALVIN & HOBBES EN CASTELLANO, PERO YA!!!!

Adri dijo...

Bueno, yo podria pegar con cola todo lo que tengo de Calvin, creo que seria lo mismo. Bueno, igual no...

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...