jueves, julio 12, 2007

U-29: En las profundidades nadie puede oir tus gritos

El submarino alemán U-29, operando en el Océano Atlántico, torpedea al carguero británico Victory. Son los primeros compases de la Gran Guerra y los soldados alemanes tienen órdenes de guardar las apariencias. Tras filmar como los marineros ocupan los botes salvavidas los ametrallan inmisericordemente. Sólo un superviviente de mirada enigmática, actitud silenciosa y rasgos mediterráneos escapa y logra alcanzar el submarino, donde se le requisa la cabeza de una estatua de aspecto clásico. Tras una corta deliberación el soldado es arrojado a las profundidades marinas, aunque con un resultado totalmente inesperado para sus captores. Desde ese momento la angustia, el miedo y la desesperación se irán apoderando progresivamente de todos y cada uno de los tripulantes del submarino. Pesadillas con los marineros ahogados, súbitos e inexplicables fallos de la maquinaria y los instrumentos de navegación, dolencias repentinas, inexplicables e incurables, tensiones crecientes y situaciones tan extrañas como la de ser escoltados por una manada de delfines van sumiendo en el pánico y la locura a los sufridos marineros alemanes. Finalmente, tras un periplo accidentado y dantesco la nave llegará a su destino final, aunque dependerá del último superviviente hallar el valor necesario para continuar un camino no hollado por el hombre.




Basado en el relato breve “El templo” de Howard Phillips Lovecraft se edita esta adaptación al comic en el sello Hegats de Aleta Editorial. Con guión de Rotomago y dibujos de Florent Calvez y Rotomago podemos disfrutar de una traslación casi literal de uno de los cuentos más claustrofóbicos y sugerentes del escritor de Providence. Haciendo un correcto uso de la narración en primera persona –al igual que la voz del narrador del relato- y con unas ilustraciones que van de los bellos y desolados paisajes abisales a la desesperación de los marineros y su progresivo deterioro físico y moral, este album es una buena muestra del juego que puede dar una respetuosa adaptación de todo un clásico. Además de ese paulatino descenso a los infiernos marinos introducido en el relato de forma muy sutil pero con una progresión inexorable, los autores se permiten el dar un par de “sustos” al espectador, siendo la superposición de planos sobre la cara de un marinero un truco especialmente conseguido a la hora de dejar una sensación de intranquilidad en el lector. Además, y por si fuera poco, la edición se completa con un estudio más que conseguido acerca de la figura de Lovecraft, la génesis del relato y la importancia de éste en el contexto de su obra.



Más información sobre este comic en la web del dibujante o en la página de Aleta Ediciones.

2 comentarios:

fiona dijo...

Preciosa esta incursión en los preludios de Ctulhu!

Plissken dijo...

Ya lo creo, fascinante y aterradora, sensual y repulsiva, la prosa de Lovecraft siempre ofrecía una doble lectura desasosegante...

¿Has leído La Piel Fría?

Lovecraft+Poe+Verne+Stevenson.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...